Pasa Congreso de CDMX un año sin leyes secundarias

140
Pasa Congreso de CDMX un año sin leyes secundarias
  • Pese a ser ordenamientos fundamentales para la Ciudad, el Congreso de la CDMX demoró más de un año en aprobar una ley secundaria.
EDUARDO CEDILLO / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Pese a ser ordenamientos fundamentales para la Ciudad, el Congreso de la Ciudad de México demoró más de un año en aprobar una ley secundaria.

Se trata de un ordenamiento complementario debe ser estructurado y aprobado en Donceles y que, en este caso, es uno de los principales pendientes que arrastran.

Han sido los titulares de la Jefatura de Gobierno los últimos que lograron que sus propuestas fueran admitidas por el Legislativo.

En mayo del 2023, el Pleno palomeó la Ley de Memoria de la Ciudad de México, una de las últimas iniciativas de la entonces Mandataria capitalina, Claudia Sheinbaum.

Desde ese día no se había logrado la aprobación de leyes complementarias. El Congreso tuvo que esperar hasta el pasado 13 de junio, en un periodo extraordinario de sesiones, para avalar dos propuestas.

Ambas fueron hechas por el Jefe de Gobierno, estas son la Ley Ambiental y la Ley de Bienestar de la Ciudad de México. Las dos ya fueron promulgadas.

Sin embargo, pese a que se han presentado algunas otras iniciativas por parte de los legisladores, estas no han prosperado a falta de voluntad y acuerdos para poder analizarlas, discutirlas y aprobarlas.

“No se ha podido avanzar porque, simple y sencillamente, no se han encontrado los consensos entre la mayoría en el Congreso y las demás fuerzas para poderlos sacar adelante”, explicó el diputado Diego Garrido, presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales e Iniciativas Ciudadanas.

De acuerdo con Arturo Méndez, abogado experto en materia constitucional, la Constitución es la ley central que enuncia todos los derechos de la Ciudad, y estos requieren de una legislación secundaria como garantía.

“Mientras existe el reconocimiento del derecho en la Constitución, puede no ser aplicable hasta en tanto no existan mecanismos para que se ejecuten. En la ley secundaria encontraremos el cómo ejercerlo y cómo respetarlo, incluso promoverlo”, afirmó.

Por ejemplo, la reforma que propuso Martí Batres para garantizar la inclusión de los comedores comunitarios en la Constitución requerirá de una legislación secundaria que pueda subrayar la exigibilidad del derecho.

“Si no, prácticamente son como letra muerta, es decir, quedan como buena intención en la Constitución y no hay forma de que sea aplicable. Como hoy el trabajo no asalariado en el espacio público, que te digan ‘sí tienes el derecho, pero no está regulado’, entonces no hay cómo lo puedas exigir. No es exigible al 100 por ciento”, afirmó.

Pueden ser propuestas tanto por los integrantes de la Legislatura como por los titulares del Gobierno, o incluso por iniciativa ciudadana.

El coordinador de la bancada de Acción Nacional, Federico Döring, culpó de la falta de leyes complementarias a que el grupo mayoritario del Congreso centró sus prioridades en la ratificación de la entonces fiscal, Ernestina Godoy y en la falta de acuerdos con la Jefatura.

“(El Congreso) no ha cumplido con las obligaciones que le pone la Constitución en materia de planeación, no le cumplió a la Coordinación Fiscal de la Ciudad, no le cumplió a los Pueblos y Barrios Originarios, no le cumplió al Ordenamiento Territorial. Al único que le cumplió fue a Ernestina”, dijo.

Por su parte, Royfid Torres, uno de los promoventes de uno de los retrasos fundamentales, el Sistema de Cuidados, lamentó el corto avance y la falta de metodología para la dictaminación que sí se ha logrado.

“Ha habido mucha polarización y poca voluntad para avanzar en los grandes temas que le preocupan a la ciudadanía y tampoco tenemos un modelo correcto para aprobar estas leyes secundarias. Ya sabemos que la Ley de Bienestar y la Ley Ambiental no fueron sujetas de consulta”, explicó.

Los pendientes que dejó la II Legislatura se acumularon en la bolsa que dejarán para el Tercer Congreso, pero con una desventaja, como lo es que los plazos ya se habrán agotado y tendrán que comenzar extendiendo los tiempos legales.

Te puede interesar: Critica Sheinbaum exceso de juez