Dan recomendaciones por contingencia

86
  • En el marco de la exposición ‘Inmuniverso’, se dieron recomendaciones ante la contingencia por huracán.
OMAR ROMERO

MÉRIDA, YUCATÁN.- Un adecuado lavado de manos, disponibilidad de agua potable y de vacunas, sobre todo contra el tétanos, son algunas de las medidas que se deben implementar después de alguna contingencia.

Así lo dio a conocer Paola Martorelli, directora de Asuntos Corporativos en América Latina de Sanofi, al exponer que lo ideal es que todas las personas estén con sus esquemas completos de vacunación.

Sin embargo, en casos de inundaciones, desastres naturales como sismos, tormentas o huracanes, es importante que una de las vacunas que esté disponible sea la de tétanos, por los fierros y demás materiales que podrían ocasionar una infección en las personas.

“Las vacunas son una parte, no son un todo, no te previenen de todo, pero son una parte integral de lo que deberíamos estar haciendo, el tema de la alimentación tiene que ser comida segura, comida limpia, agua potable. Lavado de manos, antidiarreicos que ayuden a los niños”.

Lo anterior, al comentar que las inoculaciones deben ir de la mano de toda una estrategia integral, por ejemplo, garantizar el consumo de agua potable, antidiarreicos para los niños, campañas de lavado de manos.

Y es que dijo que el no impulsar un adecuado lavado de las manos entre los más pequeños de las casas podría ocasionar enfermedades gastrointestinales, salmonella, las cuales, insistió, se evitan con una buena higiene en las manos y en los alimentos.

“Entonces sí hay vacunas que pueden ayudar después de un desastre natural como es tétanos, como es la influenza, pero en realidad es una estrategia que debe aplicarse”.

Incluso, apuntó que en zonas frías después de una emergencia también la vacuna contra la influenza puede ayudar, ya que podrían presentarse gripas y otros padecimientos asociados a los cambios de clima.

Además, otra vacuna que debería considerarse es contra el dengue, aunque reconoció que ésta únicamente existe en el sector privado, no obstante, debe existir una conciencia por parte de la población, ya que con el agua estancada el mosquito transmisor de esta enfermedad se reproduce fácilmente.