Desafía Presidente llamados a declinar

145
  • El Presidente Joe Biden atribuyó al agotamiento y a un resfriado su mal desempeño durante el primer debate presidencial.
JOSÉ DÍAZ BRISEÑO / AGENCIA REFORMA

WASHINGTON, EU.- El Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, atribuyó al agotamiento y a un resfriado su mal desempeño durante el primer debate presidencial la semana pasada frente a su rival republicano Donald Trump asegurando que se trató de un episodio ocasional y no a una condición física más grave.

En su primera entrevista televisiva después del debate, Biden reiteró a la cadena ABC que sólo él puede hacer frente a la amenaza que, dijo, es el potencial regreso de Donald Trump a la Casa Blanca. La participación del Mandatario en la entrevista no provocó visibles reacciones de entusiasmo tras su transmisión anoche.

“(El debate) fue un mal episodio. Nada indica que sea una condición muy grave. Estaba exhausto. No escuché mis instintos en términos de preparación. Tuve una mala noche”, dijo el candidato al periodista de ABC George Stephanopoulos, ex asesor del Presidente Bill Clinton en su tiempo en la Casa Blanca.

“Estaba enfermo. Me sentía terrible. De hecho, los médicos que estaban conmigo me hicieron una prueba de Covid-19. Estábamos tratando de descubrir qué estaba mal. Me hizo una prueba para ver si tenía o no algo, un virus. Y no tenía nada. Sólo tenía un resfriado muy fuerte”.

En la entrevista, el periodista Stephanopoulos fue incisivo al centrarse en la capacidad cognitiva del Mandatario preguntándole directamente si se sometería a un examen mental, a lo que Biden rechazó asegurando que sus capacidades están probadas.

“Me hago una prueba cognitiva todos los días. Todos los días me hago esa prueba con todo lo que hago, porque tú sabes que no sólo estoy haciendo campaña, sino que también estoy dirigiendo el mundo. Y eso no es una hipérbole. Somos la nación indispensable”, respondió Biden a la pregunta sobre el examen médico.

Previo a la entrevista de 22 minutos, el líder demócrata acudió a un mitin de campaña en la ciudad de Madison en el crucial estado de Wisconsin, donde insistió que no dejará la competencia. Cuando ABC le preguntó si consideraría en algún momento salir de la carrera por la reelección, el Mandatario fue desafiante.

“Si el Señor Todopoderoso descendiera (del cielo) y me dijera: ‘Joe, abandona la competencia’, yo saldría de la carrera. El Señor Todopoderoso no descenderá…(Además) no creo que nadie esté más calificado para ser Presidente o ganar esta carrera que yo”, dijo Biden, de 81 años, y fiel católico practicante.

 Apenas el miércoles, un nuevo sondeo de The Wall Street Journal dio a Trump una ventaja de 6 puntos porcentuales en la intención de voto nacional sobre el demócrata, la mayor distancia registrada en al menos dos años. Además, arrojó que 80 por ciento de los votantes cree que actual Mandatario es muy viejo para la candidatura.

“Todos los encuestadores con los que hablo me dicen que (en estos momentos, la elección) es un volado. Es un volado. Y la que me muestra estar atrás, solo es una encuesta”, dijo Biden ayer. Analistas describieron el comportamiento del Presidente como “un estado negación” dado que otros sondeos también lo ponen en desventaja frente al republicano.

Durante la entrevista, el periodista Stephanopoulos preguntó al Mandatario sobre los reportes de que el Senador demócrata por Virginia, Mark Warner, busca reunir apoyo entre sus colegas para comunicarle al Presidente la idea de dejar la contienda, a lo que Biden restó importancia.

Ayer, sin embargo, el congresista por Illinois Mike Quigley se convirtió en el cuarto miembro del Partido Demócrata en la Cámara de Representantes en exigir públicamente al Mandatario hacerse a un lado y dejar que alguien más tome las riendas de la candidatura demócrata para evitar un triunfo de Trump.