Tendrá Cancún conectividad digital con red internacional

255
  • El sistema de internet de banda ultra ancha vendrá desde Florida, EU, a Playa Delfines, y de ahí a Guatemala.
MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- Con un tendido submarino de fibra óptica que provendrá de aguas internacionales, Cancún se integrará a un sistema de telecomunicación de internet de banda ultra ancha para aumentar la comunicación digital.

El proyecto —que pretende dar servicio a partir de 2026– busca atender la demanda creciente de conectividad de consumidores y empresas, con la instalación de una red con capacidad inicial estimada de 380 terabytes por segundo, la cual soportará también eventos climáticos extremos como huracanes.

El sistema denominado “Tikal-AMX-3” contempla instalar cable de última generación en una longitud total de mil 961 kilómetros (km), para conectar Boca Ratón en Florida, Estados Unidos, y Puerto Barrios en Guatemala, pasando por Cancún, con opción de ampliarlo hasta Barranquilla, Colombia.

En el plan se prevé que se conectará a nuestro país con el primer centro de distribución, a través de un ramal que cruzará 500 kilómetros de aguas territoriales y de la llamada Zona Económica Exclusiva de México que desembocará en Playa Delfines, en Cancún.

Cuando el cable submarino toque tierra llegará a una instalación en el camellón del bulevar Kukulcan de la Zona Hotelera, desde donde se instalará un tendido terrestre de 14 kilómetros hasta una instalación central en el kilómetro 17 del bulevar Luis Donaldo Colosio.

El proyecto está detallado en una solicitud de Manifestación de Impacto Ambiental gestionada por la empresa “Telxius México”, ingresado el 27 de junio pasado.

En la justificación técnica del proyecto se establece que para la transmisión de datos se tendrán que conectar las redes nacionales con los enlaces internacionales.

El procedimiento implica ejecutar un plan eficiente y económico, y garantizar el cumplimiento de los criterios de diseño de rutas del Comité Internacional de Protección de Cables (ICPC, por sus siglas en inglés).

Y que con la ruta propuesta de Playa Delfines se garantiza la menor afectación al lecho marino y a la interacción entre organismos y seres vivos, además de la protección del cable a largo plazo.

La justificación es que esa ruta citada cuenta con un lecho blando y se evitan los arrecifes coralinos, pastos marinos, zonas de manglar y las áreas con restricción ambiental.

Igualmente, se sortean impedimentos técnicos para la instalación de ductos subterráneos para conectar el cable con el área urbana, y se aprovechan los servicios urbanos para facilitar la instalación.

Se explica que la fibra óptica proveniente de Estados Unidos se desviará de aguas internacionales para ingresar a las 200 millas marinas de la llamada Zona Económica Exclusiva de México, en las que tienen derechos de soberanía, relacionados con la explotación de recursos nacionales.

Posteriormente, cruzará las 12 millas náuticas del mar territorial de México, en las que se ejerce una soberanía total del mar, lecho, subsuelo marino y el espacio aéreo.

Casi 25 metros antes del límite costero se pretende colocar tubería para proteger el cable, y realizar un recorrido de 137.5 metros (enterrado a tres metros) para cruzar el arenero y la duna costera.

Una vez que llegue la instalación al camellón central del bulevar Kukulcan, el tendido transitará hacia Punta Nizuc para conectar después con el bulevar Colosio.

Cuando se cuente con los permisos respectivos, se señala, la instalación del cable en aguas mexicanas tardará de 2 a 3 semanas, y la perforación e instalación del ducto se llevará dos meses.

Sin embargo, se aclara que el permiso ambiental tiene que ver únicamente con la preparación e instalación del cable desde el mar hasta la línea de costa, y la perforación del suelo e instalación de la tubería en la playa y la duna costera.

Playa Delfines cuenta con la certificación Blue Flag y una parte de su superficie fue decretada como Área Nacional Protegida con categoría de Área de Protección de Flora y Fauna en agosto de 2023, mientras que la Zona Federal Marítimo terrestre fue otorgada al municipio de Benito Juárez.