‘Precariza SEP labor de ilustradores’

515
SEP

  • La sexta cláusula prevé que creadores visuales cedan a la SEP los derechos patrimoniales de las obras desarrolladas con una licencia de uso.
YANIRETH ISRADE / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- La convocatoria de la SEP que busca creadores visuales para rediseñar los Libros de Texto Gratuitos (LTG) de Primaria 2021-2022 generó el rechazo de ilustradores, pues no remunera económicamente el trabajo realizado.

En su novena cláusula indica: “cada participante recibirá únicamente una constancia por sus materiales visuales, con valor curricular, por parte de la Dirección General de Materiales Educativos, así como un ejemplar del libro en el que aparezca su ilustración y su crédito”.

“Pedimos a nuestros colegas que se abstengan de participar en estas iniciativas que precarizan nuestra labor y nos vulneran a todos. Pedimos a la SEP-CONALITEG que retire su convocatoria y haga los ajustes necesarios, que reconozca el trato y paga digna que como profesionales de la imagen merecemos”, demandó en un pronunciamiento público la Red de Ilustradoras agrupadas en Sociedad de Tinta.

Los creadores seleccionados harán nuevas ilustraciones para los Libros de Texto Gratuitos (LTG) de Primaria, que generen acompañamiento gráfico de los aprendizajes y actividades en todos sus contenidos y a la vez estimulen la sensibilidad de los alumnos, se indica en la referida convocatoria, que cierra el 4 de abril.

Fue emitida por la Dirección General de Materiales, a cargo de Marx Arriaga y la Estrategia Nacional de Lectura, diseñada e implementada por la Coordinación de Memoria Histórica y Cultural de México, de cuyo consejo asesor honorario es presidenta la historiadora Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del Presidente de la República.

La sexta cláusula prevé que creadores visuales cedan a la SEP los derechos patrimoniales de las obras desarrolladas mediante una licencia de uso.

Además de ilustradores, la convocatoria se dirige a diseñadores gráficos, escultores, fotógrafos, grafiteros, artistas urbanos, pintores, infógrafos y cartógrafos, así como dibujantes y escenógrafos, cuyas obras serán elegidas por la Dirección General de Materiales Educativos mediante un Comité de
Evaluación de Creadores Visuales.

Señalan contradicciones

“Resulta cuando menos preocupante que se lance una convocatoria para solicitar el trabajo gratuito de artistas, profesionales de la imagen que han dedicado su tiempo y sus propios recursos a la adquisición de las habilidades técnicas y conceptuales para resolver un problema visual. Es casi irrisorio que el órgano encargado de la educación en nuestro País menoscabe la preparación y experiencia de los ilustradores, hasta ahora gremio principal encargado de las imágenes de los Libros de Texto Gratuito”, señala Esmeralda Ríos, ex presidenta de la Asociación Mexicana de Ilustradores (AMDI).

“Hacer el llamado prácticamente a toda la población -al incluso considerar a menores de edad-, no es equidad, sino falta de entendimiento de la ardua labor que conlleva generar contenidos gráficos efectivos y de calidad”, puntualiza.

La educación de los niños mexicanos, añade, merece estar a cargo de especialistas.

Además, dice, las bases de convocatoria son contradictorias,”pues se reservan el derecho de elegir, solicitar correcciones y rechazar, como lo demanda cualquier encomienda profesional, sin embargo, el ‘Reconocimiento’ señalado en su sexta y novena bases deja claro el poco valor concedido a la comunidad artística. Ser profesional, aquí y en todo el mundo, significa no sólo presentar trabajos de calidad, sino también el ser remunerados económicamente por ello”.

El ilustrador profesional Abraham Balcázar recuerda que en anteriores convocatorias para los LTG sí hubo pago económico.

“Los profesionales de la ilustración saben que participar en un proyecto editorial como los libros de texto por supuesto que es un orgullo, pero también se requieren muchos conocimientos y es un proceso mucho más profundo que sólo enviar imágenes disponibles para ser impresas o que se vean bien: requiere analizar los textos, sintetizarlos y traducirlos a imagen de acuerdo a las edades de cada libro y darles salida profesional para que la impresión sea la mejor; ver que todo este proceso no existe o no está contemplado en la convocatoria demuestra un profundo desconocimiento de cómo se lleva un proceso editorial”, advierte.

Einar Salcedo, presidente de la AMDI, refiere también la contradicción entre una convocatoria que pide promover los derechos humanos y el desdén del Gobierno hacia los artistas.

“El Gobierno invisibiliza nuestras necesidades económicas y se vuelve muy incongruente, porque en esta convocatoria piden una visión humanista, pero: ¿cómo puedes pedir eso cuando a tus artistas, a tus creadores, no los tratas de una manera profesional, justa?”, cuestiona.

“Es una actitud muy poco de izquierda; se supone que estamos en un Gobierno de izquierda y hemos visto un desmantelamiento sistemático de la cultura. Me parece muy grave”.

Temen por libros de baja calidad

“Lamentablemente”, señala Balcázar, “desde el gremio de la ilustración se vaticina que las personas que participen en la convocatoria lo harán desde el desconocimiento total y la calidad de los libros será muy baja como resultado. De acuerdo a todo lo anterior, creo que todos pierden: los libros serán de baja calidad, los ilustradores no serán tratados dignamente y, lo más triste de todo, es que los docentes y los niños tendrán material deficiente para trabajar”.

En su perfil de Facebook, el diseñador, artista y editor Leonel Sagahon opinó que esta convocatoria y una previa referida al rediseño de los LTG: “obedecen a lógicas administrativas y de Gobierno y no a educativas, didácticas, pedagógicas y mucho menos editoriales. No digo que eso esté bien ni esté mal, sólo que hay que entenderlo para descifrar este acertijo”.

Ríos aclara que pugnar por un trabajo remunerado económicamente no implica desdeñar las retribuciones no monetarias que éste proporciona.

“Es cierto que la remuneración económica no es lo único que perseguimos, y muchas veces se vuelve lo menos importante, porque amamos nuestro trabajo, porque creemos que sirve a alguien. En verdad no tiene precio el que un pequeño, que no te conoce de nada más, se identifique con tus ilustraciones. Yo decidí ser ilustradora por los libros de texto de mi infancia, y agradezco todo lo aprendido e imaginado gracias a ellos. Mas permitir este tipo de convocatorias es dejarles a ellos, sus lectores, un mundo equivocado en el que no hay respeto por los creativos ni por el trabajo de profesionales de cualquier área”.

La convocatoria puede consultase en esta dirección https://www.conaliteg.sep.gob.mx/CREADORES.pdf

Te puede interesar: Exprime Chapultepec recursos a Cultura