Defrauda FAMSA a adultos mayores

1127
Defrauda FAMSA a adultos mayores
  • La mayoría de los afectados por el Banco Famsa están enfermos, requieren medicamentos o dependen de una silla de ruedas para desplazarse de un sitio a otro.
MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- Con la desaparición del Banco Ahorro Famsa (BAFAMSA) hace más de un año, más de mil 800 adultos mayores quedaron a la deriva al esfumarse los ahorros de toda su vida, de hasta 50 millones de pesos cada cuenta. 

La mayoría de los afectados están enfermos, requieren medicamentos o dependen de una silla de ruedas para desplazarse de un sitio a otro. A su vida se sumó la angustia de perder lo que habían guardado para un retiro digno y por el cual trabajaron durante décadas.

Ellos integran el grupo más vulnerable de la sociedad, al que el Presidente Andrés Manuel López Obrador se comprometió a defender, pero del que aseguran desconoce su situación, por lo que le solicitan su apoyo y les tienda una mano. 

Para los afectados que residen en diferentes estados del país ha sido una lucha de 14 meses en la que una decena de ahorradores de edad avanzada o condición médica frágil fallecieron sin ver restituidos sus ahorros de toda una vida.

Las mil 800 víctimas, a las que se suman otros 540 ahorradores más jóvenes que ellos, ocupan el cuarto lugar de una fila de seis grupos de acreedores, entre clientes, ex empleados, proveedores y prestadores de servicios y remesas.

Los ahorradores están a la espera de recuperar lo que por derecho les pertenece, pero sin que tengan respuesta, con lo que la esperanza se diluye cada vez más al correr los días.

Además del dinero (por el cual todavía luchan), perdieron la confianza en los bancos legalmente establecidos, pero también en las instituciones que los regulan y supuestamente los vigilan, además de las leyes que en teoría deberían protegerlos.

A la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) la responsabilizan de su omisión por impedir los supuestos manejos irregulares de BAFAMSA, lo que derivó en el retiro de la licencia como Institución de Banca Múltiple, el primero de julio del año pasado. 

Al Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB) lo señalan igualmente de encabezar un proceso de liquidación poco claro, en el que de un día para otro se “esfumaron” en libros 22 mil 99 millones de pesos (mdp) a valores de liquidación en una inexplicable reclasificación y ajuste de enajenación. 

Según el balance financiero los activos pasaron de 37 mil 954 mdp a 15 mil 855 mdp del 30 de junio al primero de julio de 2020, mientras que la venta de las carteras y títulos se realizan a menor precio, bajo la justificación del difícil momento económico generado por el Covid-19.

Los afectados criticaron también a una legislación arcaica que tampoco da prioridad a los ahorradores y los trata como acreedores, debido a que la Ley de Instituciones de Crédito fue promulgada hace más de 31 años (18 julio 1990).

Para la presidenta del Consejo Nacional para la Protección y Defensa de los Ahorradores (CONAPRODA), Asociación Civil, Maribel Peláez, los adultos mayores pretenden hablar con el Presidente de México para que “se entere de la verdadera historia” y de la injusticia que se comete en su contra. 

Los ahorradores tenían en BAFAMSA cuentas individuales de 37 a 50 millones de pesos, de las cuales únicamente se les restituyeron 2.5 millones de pesos del seguro de depósito de protección (400 mil UDIS).

Truculento proceso

La desaparición de la institución crediticia se dio de manera sorpresiva cuando la CNBV anunció la revocación de licencia al Banco Ahorro Famsa, S.A. de C.V., a través del expediente CNBV.212.421.12()”2020/RR/01 publicado en el Diario Oficial de la Federación, el 1 de julio de 2020.

El dictamen se justificó porque la Institución privada supuestamente incurrió en una gestión de riesgo inapropiada con operaciones y créditos por encima de los límites regulatorios, con registros indebidos e incumplimientos recurrentes de disposiciones normativas.

Para la abogada y ahorradora afectada, Lina Arana Colín, la resolución está plagada de inconsistencias jurídicas y sin que se fundara en la Ley de Instituciones de Crédito u otras disposiciones de carácter general.

El proceso de intervención, dijo a Luces del Siglo, se realizó con una inusual rapidez, (del 24 al 25 y del 29 al 30 de junio de 2020), cuando ese tipo de procedimientos requieren decisiones colegiadas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el IPAB, y la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef). “Hicieron tanto tan rápido que es increíble poderlo aceptar”.

Movilizaciones

Los ahorradores no se conocían entre sí hasta que el cierre del banco fue un problema común. Se buscaron y crearon un grupo por mensajería instantánea.

En el último año, han participado en reuniones con representantes del IPAB y la Condusef durante nueve meses, pero sin resultados que les sean favorables, aun con la mediación de la Secretaría de Gobernación.

Se han desplazado más de 300 adultos mayores a la capital del país para asistir a reuniones con el IPAB, pero los han dejado “plantados”, al igual que en áreas de atención ciudadana de la Presidencia de la República.

En el Senado de la República entregaron un proyecto de la Ley de Instituciones de Crédito, que entusiasmó y generó una adhesión de 22 legisladores, cuyo documento se mantiene “congelado”.

Se manifestaron también frente al Palacio Nacional y escenificaron actos de crucifixión en la Cámara Alta, además de bloquear el cruce de la avenida Insurgentes y el Paseo de la Reforma. Al final nada sirvió, siguen en el olvido.

El Banco Famsa tenía 386 sucursales en el país, de las cuales una estaba en Quintana Roo. 

Hacen fila

De acuerdo con el proceso de liquidación judicial del Banco Famsa, el listado de acreedores integra a dos mil 340 ahorradores con un saldo pendiente total de siete mil 194 millones 504 mil 41 pesos.

Antes que los ahorradores puedan cobrar, hay cinco mil 760 documentos por cobrar por un monto de 25 mil 28 millones 941 mil 115 pesos con 52 centavos. Ocupan el cuarto lugar de una lista integrada por seis acreedores, incluido antes el pago del seguro de depósito de protección de las 400 mil UDIS que les fueron entregadas, de acuerdo al Primer Informe Bimestral de Labores en Banco Ahorro Famsa, S.A., I.B.M. en liquidación judicial del IPAB, del 11 de noviembre de 2020 al 11 de enero del presente año.

En el informe del apoderado liquidador judicial, el Banco Famsa cuenta con activos por 15 mil 855 millones de pesos, lo que evidentemente impedirá pagar todos créditos reclamados que suman 33 mil 650 millones.

Entre los más afectados están aquellos que puntualmente depositaron ahorros y que sumaron hasta 50 millones de pesos, pero que únicamente les fueron restituidos 2.7 millones de pesos. Este parece será el último pago que recibirán para después dar carpetazo al asunto.

Te puede interesar: Hallan en carteras de Banco Famsa inconsistencias