Evidencia abandono Parque Río la Silla

3561
Evidencia abandono Parque Río la Silla
  • El Parque Río La Silla evidencia ya áreas en el abandono, tras cumplirse seis años de que se realizó su rehabilitación.
URIEL VÉLEZ / AGENCIA REFORMA

MONTERREY, MÉXICO.- A seis años de su rehabilitación para convertirlo en un espacio de convivencia tanto para peatones como de ciclistas, el Parque Río La Silla evidencia ya áreas en el abandono.

Los severos daños en el andador de concreto han obligado a corredores y ciclistas a sacarle la vuelta a las partes más afectadas, que se ubican entre la Colonia Riberas del Río y el Parque Tolteca, en Guadalupe.

Además, la poca vigilancia en la zona y la presencia de personas en situación de calle que viven abajo de los puentes de las avenidas Benito Juárez y Lázaro Cárdenas, ahuyentan a las familias.

La fauna que queda en el río, como ardillas, garzas y patos, viven entre basura, árboles caídos y hasta una pequeña represa formada por una tubería que arroja lo que parecen ser aguas residuales.

Recorrer los 22 kilómetros del Parque Lineal en bicicleta es imposible.

El andador no resiste la fuerza de la corriente cuando el río crece y ha provocado daños en zonas que permanecen sin reparar.

Rodrigo, un habitante del sector que suele recorrer el parque en bicicleta, lamentó que el parque haya quedado en el olvido y que el concreto dañado esté junto al río, los árboles y las especies del área verde.

“Tiene como tres años destruido el andador, se daña cada que llueve”, aseguró.

“Mire el cemento dónde está, dígales que ya no le metan tanto porque todo el río está lleno de concreto, este debe ser un parque natural y ya no tiene nada de natural.

“Mejor no hubieran construido nada, porque van a venir a reparar y al ratito se vuelve a caer el concreto y va a dar al río, ¿hasta cuándo van a entender que esto no tiene nada que ver con la naturaleza?”.

Los tramos más afectados, donde el andador incluso ya desapareció, están entre el acceso al Parque Lineal, en la Colonia Riberas del Río, hasta donde concluye el Parque Tolteca, en Guadalupe.

Jorge y su esposa Elena caminan con cautela cuando pasan bajo el puente de Benito Juárez porque el sitio es usado por personas en situación de calle para embriagarse o drogarse.

“Este lugar no se puede recorrer de noche”, aseguró Jorge, “mejor sacarle la vuelta porque no sabes cómo vayan a reaccionar las personas (en situación de calle), se volvió un sitio que no es muy seguro”.

Te puede interesar: Arranca programa ‘Juntos a la Escuela’ con pocos útiles