NIDO DE VÍBORAS

1317
Por KUKULKÁN

EN BUSCA sólo de las podridas, este fin de semana los adversarios al movimiento de la Cuarta Transformación construyeron la narrativa mediática sobre el fantasioso desencuentro entre el presidente Andrés Manuel López Obrador y Mara Lezama Espinosa, a partir de un video en el que el primer mandatario parece desairar a una de sus gobernadoras favoritas durante el acto de inauguración del Aeropuerto Internacional de Felipe Carrillo Puerto el pasado viernes 1 de diciembre.

EL DESARROLLO de la imagen plasma el momento en que el presidente entra en escena saludando con el brazo izquierdo alzado hasta que se encuentra con la quintanarroense y mientras ella trata de captar su atención, él se da la vuelta a su derecha para esperar y tomar de la mano a su esposa Beatriz Müller para continuar su camino al acto inaugural, lo que de inmediato en redes fue interpretado como un distanciamiento o confrontación. ‘El presidente ignora a la gobernadora de Quintana Roo’, publicó el periodista Joaquín López Dóriga y de ahí se soltó una andanada de versiones hasta de ruptura en la relación institucional.

PERO a quienes querían ver pleito no se les hizo pues metida en su habitual traje típico maya la gobernadora apareció en la mañanera de este lunes para hablar de los avances del Tren Maya, así como de los diferentes proyectores turísticos que ofrece Quintana Roo para diversificar la economía local, sobre todo para equilibrar el desarrollo entre los municipios del norte con los del sur de la entidad. En su discurso, Mara Lezama dijo que este gran proyecto es mucho más que rieles y vagones, es la fusión de la modernidad con la reivindicación de la cultura milenaria maya, orgullo de identidad que debe de ser mostrada al mundo entero.

AL FINAL de la conferencia, Mara Lezama pidió al presidente López Obrador posar juntos para la foto dejando mostrar su colorido atuendo tejido por artesanas mayas y silenciando las versiones de mala fe que buscan afectar la relación de respeto y acercamiento que han tejido durante los recorridos quincenales de supervisión de la magna obra de la Cuarta Transformación. Pero como en todas las relaciones, la bondad se ve en lo financiero, particularmente a Quintana Roo le ha ido excelentemente bien en la asignación de recursos públicos federales pues para 2023 se le autorizaron más de 41 mil millones de pesos de presupuesto y para 2024 serán casi 48 mil millones de pesos. Además de la inversión de recursos histórica en obras de infraestructura urbana para el desarrollo regional.

ES LÓGICO que la gobernadora cause celo entre la clase política nacional de Morena, pues su habilidad de comunicadora le ha abierto las puertas de Palacio Nacional para meterse en el ánimo no sólo de López Obrador sino en el de la candidata presidencial Claudia Sheinbaum Pardo, con quien ha hecho un buen equipo al grado de que fue la única mandataria que le ayudó a cargar el bastón de mando que el presidente le dio como nueva coordinadora del movimiento de la Cuarta Transformación. Eso ha desatado envidias y hasta versiones de que Mara Lezama seguramente se integre al próximo gabinete federal.

SOBRE las mesas de cafés políticos ya se hacen escenarios de que seguramente la llamarían para asumir la Secretaría de Turismo, por ejemplo, pero hay quienes consideran que eso es mucho menos que gobernar el estado de Quintana Roo, sería un retroceso más que un impulso a su trayectoria política. Hay quienes piden ver lo que pasó con Adán Augusto López que dejó la gubernatura de Tabasco para ser secretario de Gobernación y con ello automáticamente candidateable para la presidencia en 2024, misma que no logró en la pasada encuesta de Morena y se quedó como el perro de las dos tortas.

@Nido_DeViboras