La tecnología puede contribuir a reducir la crisis hídrica en México

136
  • La tecnología emerge como una herramienta crucial para abordar la crisis hídrica que se vive en México y el mundo.
STAFF / LUCES DEL SIGLO

CIUDAD DE MÉXICO.- Ante la crisis hídrica que se vive alrededor del mundo, la tecnología emerge como una herramienta crucial para abordar este desafío debido a su capacidad para desarrollar métodos más eficientes de purificación, extraer agua en entornos difíciles, gestionar recursos de manera más efectiva, desalinizar agua de mar y proporcionar soluciones portátiles y accesibles para el acceso al agua potable.

Una tecnología prometedora es la nanofiltración y la ósmosis inversa. Estos sistemas utilizan membranas especializadas para eliminar contaminantes, partículas y microorganismos del agua, produciendo un suministro seguro para el consumo humano.

La nanofiltración, por ejemplo, es una tecnología que emplea membranas con poros extremadamente pequeños que retienen incluso las moléculas más pequeñas de impurezas, mientras que la ósmosis inversa utiliza una presión diferencial para forzar el agua a través de una membrana semipermeable, separando los contaminantes del agua limpia.

En regiones donde la crisis hídrica es más severa, la tecnología de extracción de agua del aire ofrece una solución innovadora. Esta tecnología aprovecha la humedad presente en el aire y la convierte en agua potable mediante métodos como la condensación de vapor o el uso de materiales porosos para absorber y recolectar el agua.

Los sistemas de condensación de vapor utilizan refrigeración para enfriar el aire y condensar el vapor de agua, mientras que los materiales porosos como las redes metaloorgánicas (MOF) absorben selectivamente la humedad del aire, liberándola posteriormente como agua líquida mediante cambios de temperatura o presión.

La desalinización del agua de mar es crucial para satisfacer la creciente demanda de agua dulce en áreas costeras.

La tecnología de desalinización utiliza métodos como la destilación y la ósmosis inversa para eliminar la sal y otras impurezas del agua de mar, convirtiéndola en agua potable, lo cual ayuda a revertir la crisis hídrica.

La destilación consiste en calentar el agua de mar para evaporar el agua pura, dejando atrás la sal, y luego condensar el vapor para obtener agua dulce. Por otro lado, la ósmosis inversa utiliza membranas semipermeables para separar el agua de mar de la sal y otras impurezas, produciendo agua potable de alta calidad.

Los dispositivos portátiles de purificación de agua son esenciales en situaciones de emergencia o en áreas remotas donde no hay acceso a fuentes de agua seguras.

Estos dispositivos pueden variar desde simples filtros de agua hasta sistemas más avanzados que utilizan tecnologías como la luz ultravioleta (UV) o la filtración por membrana para eliminar bacterias, virus y otras impurezas del agua.

Por ejemplo, los filtros de agua portátiles como Lifestraw utilizan una tecnología de combinación de filtración por membrana y carbón activado para eliminar partículas, microorganismos y olores del agua, proporcionando un suministro seguro para beber en cualquier lugar.

La tecnología también está siendo utilizada para mejorar la gestión y conservación del agua en diversas aplicaciones, incluyendo la agricultura, la industria y el suministro urbano.

Los sistemas de monitoreo y control remoto permiten a los gestores del agua supervisar en tiempo real el estado de las fuentes de agua, detectar fugas y optimizar el uso del agua en sistemas de riego y tratamiento de aguas residuales. Además, la tecnología de sensorización y la inteligencia artificial están siendo utilizadas para predecir la demanda de agua y optimizar la distribución de recursos, contribuyendo así a una gestión más eficiente y sostenible del agua.

Te puede interesar: Destaca S&P el atractivo sector automotriz de México