Feminismos En Corto Sin Tanto Rollo

372

Las mujeres ya no se quieren casar

Haidé Serrano

Ser feminista en América Latina es nadar contra la corriente, pero es nadar hacia la libertad.- Marta Lamas

Muchas mujeres ya despertaron de la pesadilla del matrimonio. Esa trampa que nos vendieron en forma de dulce realización. Esa mentira que ha mantenido en desigualdad y violencia a millones de mujeres.

El divorcio ha dejado de ser un estigma en diversas sociedades. Las mujeres que eligieron terminar con sus matrimonios, abrieron el camino a las siguientes generaciones, que vieron que no es el único camino, sueño o realización.

Esas mujeres que se atrevieron a desafiar a sus familias y amistades, a la sociedad toda, al elegir caminos contrarios a los definidos por los mandatos machistas y patriarcales, fueron las que desvelaron el mito del matrimonio feliz. Esa institución represora y fuente de la infelicidad de las mujeres. Un contrato social que beneficia sólo a los hombres.

¿Y por qué el matrimonio sólo beneficia a los hombres? Según Coral Herrera, Doctora en Humanidades y Comunicación e investigadora sobre feminismo y la construcción sociocultural del amor romántico, en el matrimonio, los hombres “son premiados con una mujer-criada, una mamá-esposa, una mujer que ejerce de secretaria, cocinera, limpiadora, niñera, enfermera, asistente, psicóloga, maestra, lo hace gratis, y además te trata con amor.”

Miles de mujeres, después de haber dedicado la vida a sus matrimonios, se encontraron en la adultez mayor sin dinero o propiedad alguna. Trabajaron gratis para su familia, no recibieron un solo peso por esas labores, y al cabo de los años, se dieron cuenta de que eso era violencia económica. Demasiado tarde para ellas. Aunque demasiado temprano para sus hijas, sobrinas, hermanas, amigas, que se vieron en esos espejos y aprendieron de esas injusticias.

No pasaron por el feminismo, ni sabían qué era el patriarcado o el género. No hacía falta tanta teoría para comprender que el matrimonio no era negocio, al menos para ellas. Un arreglo donde las mujeres salen perdiendo, particularmente con el otro mito con el que viene envuelto ese regalo perverso, el del amor romántico.

Hoy diversos estudios comprueban que las mujeres solteras son más felices. Para los que tenían dudas, el psicólogo Paul Dolan afirma en su libro Happy Ever After: Escaping The Myth of The Perfect Life (Felices para siempre: escapando del mito de la vida perfecta) que: “Las mujeres ahora son más autónomas y autosuficientes y reconocen que ellas solas pueden salir adelante si eso desean. De hecho, la soltería en las mujeres se convirtió en factor de protección para la salud mental y de la felicidad, al desarrollar vínculos consigo mismas, tener una vida social más libre y decidida, hacer planes solas y depender, cada vez, menos de los hombres”.

Para mí, hoy las mujeres se están eligiendo a ellas mismas.

@HaideSerrano es maestra en Género, Derecho y Proceso Penal y licenciada en Ciencias de la Comunicación. Dirige y conduce Feminismos en Corto sin Tanto Rollo, una plataforma sobre feminismo, perspectiva de género, igualdad, derechos humanos y paz. Es autora del libro “Mujeres líderes en la pandemia”. Columnista en Luces del Siglo y Milenio. Conductora de Luces del Siglo El Podcast.