Defiende Xóchitl a su marido: ‘es roquero, no ratero’

144
  • Xóchitl Gálvez realizó un mitin en Tlaxcala.
MAYOLO LÓPEZ / AGENCIA REFORMA

TLAXCALA, TLAX.- Xóchitl Gálvez no quita el dedo del renglón. Si en el primer debate cargó contra Claudia Sheinbaum, ahora trajo a escena el episodio de las ligas con las que la expareja de la morenista, Carlos Imaz, fue exhibido guardando fajos de billetes.

Ante simpatizantes que se congregaron en un parque deportivo de esta ciudad, la candidata presidencial opositora contrastó la figura de su esposo, Rubén Sánchez, con la de Imaz.

“Efectivamente, tengo un marido empresario, pero todo México vio al señor Imaz agarrando bolsas con dinero, ¿se acuerdan? Pues ese era el marido de la señora Sheinbaum. Mi marido sólo es roquero, no es ratero. Es un hombre de trabajo, es un hombre que trabaja. Trabajar no es un delito, lo que es un delito es robar”, sentenció.

En medio de la polémica que prevalece por los programas sociales, Xóchitl celebró que el expresidente Ernesto Zedillo haya introducido el programa Progresa; Felipe Calderón, Oportunidades, y Enrique Peña, Prospera.

“Los programas sociales vienen desde hace muchos años. Y le reconozco que el presidente actual los ha apoyado. Para nosotros, lo que está bien se queda”, insistió.

“Lo que le digo a la señora Sheinbaum es que prometieron barrer las escaleras de arriba para abajo, pero cuando descubrieron el tamaño del presupuesto, con lo único que han barrido es con el dinero. ¡Mangos que se acabó la corrupción! ¡La corrupción está peor que nunca!”.

En una plaza morenista, arremetió contra la gobernadora Lorena Cuéllar y las dinastías políticas en el estado.

“Aquí en Tlaxcala existen las casitas divinas: las de los Sánchez Anaya, de los Cisneros, de los Ortiz, que se creen dueños de la Universidad. La gobernadora pone a su cuñado, al hijo, a la nuera de Sánchez Anaya, en cargos públicos”, denunció.

“Obviamente la gobernadora quedó bastante mejor con la cirugía plástica, y eso nadie se lo reclama, pero irse un mes de vacaciones, cuando Tlaxcala tiene un problema de inseguridad brutal, por eso, lo que vengo a ofrecerles, son nuevos proyectos para Tlaxcala”.

Tras reiterar que no abrazará a los delincuentes, Gálvez aseguró que no le echará la culpa ni a Calderón ni a Peña Nieto ni a López Obrador.

“Voy a asumir mi responsabilidad como presidenta de México para recuperar la seguridad. La señora Sheinbaum quiere que sigan los abrazos a los delincuentes. Nosotros no”, dijo.

Te puede interesar: Ofrece Máynez renunciar si le comprueban acoso sexual