En materia económica está la ‘casa en orden’

130
  • La gobernadora, Mara Lezama, inauguró el Segundo Encuentro con Titulares de las Secretarías de Finanzas.
MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- A 18 meses que comenzó la transformación en Quintana Roo, el gobierno de Mara Lezama tomó un nuevo rumbo en materia financiera que le ha permitido poner “la casa en orden”.

Con el impulso de una reforma fiscal que concluyó en 2023, se implementó también una planeación presupuestal mucho más efectiva, y una ejecución ordenada del gasto, informó la mandataria.

El objetivo, dijo, fue cuidar y supervisar de manera permanente el destino de los recursos públicos en las dependencias del gobierno y en los organismos desconcertados, aunque en estos últimos no fue fácil porque gozan de autonomía presupuestaria.

La implementación de las nuevas directrices permitió al gobierno quintanarroense captar casi 5 mil millones de pesos (mdp) de ingresos propios adicionales, lo que “hoy hace posible tener la casa en orden”.

Igualmente, se amplió la inversión de los programas sociales y se pudo invertir en lo que la gente más necesita, para combatir una brecha inmensa de desigualdad.

“Yo no quiero decir que en cinco años vamos a cerrar todas las brechas, no, no nos va alcanzar el tiempo, pero vamos a cerrar muchas de ellas y vamos a dejar la casa en orden para que no vuelva a pasar lo que sucedió durante tanto tiempo”.

Lezama Espinosa habló ante un auditorio de 25 secretarios de finanzas estatales reunidos en el Segundo Encuentro de Titulares del Modelo Hacendado Estatal para la Cohesión Social, cuya sede fue Cancún.

A las personas expertas les comentó que con las modificaciones legales se quitó un blindaje presupuestal que imponía tener un presupuesto anual igual o mayor al ejercicio fiscal anterior en Quintana Roo.

Otras acciones consisten en disminuir el gasto público en actividades no esenciales, lo cual tampoco ha sido fácil, pero se tiene un mejor control.

La mandataria reconoció que en todo este tiempo debió negociar incrementos en impuestos y derechos con el sector productivo, lo cual tampoco fue fácil, pero se lograron ampliar las fuentes de ingresos. A cambio, el gobierno se comprometió a transparentar el destino de los recursos recaudados.

“¿Cómo le dices a la gente cree en mí? y sí, ahora se va a utilizar el dinero para seguridad y para bienestar. Decidimos transparentarlo con la creación de cuatro fideicomisos públicos, sobre bienestar, salud, seguridad y turismo”, recordó.

La convocatoria incluyó a los involucrados en cada tema, como la mesa de seguridad, del empresariado y de los consejos hoteleros para dialogar lo que se debe hacer en turismo en los próximos años, donde todos tienen voz y participan, mientras que al gobierno se le reserva el voto de calidad.

En ese tipo de reuniones, abundó, se escucha y se toman decisiones en conjunto para transparentar cada peso, para saber dónde se invierte y en qué plazo.

En esta forma de gobernar diferente, Mara Lezama presumió que la entidad quintanarroense está en semáforo verde con un nivel de endeudamiento sostenible, con una fortaleza alta en el pago de pasivos y en el servicio de deuda pública.

La recuperación de la salud en las finanzas públicas se refleja también en que se obtuvo una calificación crediticia de nivel “A”, que representa un nivel bajo de riesgo.

A estos logros contribuyó la reducción de los costos de la deuda pública a niveles no vistos en más de una década en Quintana Roo.

La realidad económica, insistió, implica un reto enorme pero también es una gran oportunidad de servir a la gente, de “saber que estás en el camino correcto y decir que se tomó una decisión en beneficio de la gente”.

La entidad, aclaró, no lo hubiera logrado sin aliados y sin gente buena, y “se vale preguntar y se vale decir no puedo, no sé, por más expertos que seamos”.

El exhortó a los titulares de las finanzas públicas de los estados a “salir de aquí con acciones positivas, la profundización de acciones para el bienestar y el impulso a la inversión pública”, que son los componentes relevantes en la agenda estatal en los años siguientes.

El intercambio de experiencias coadyuva a mejorar el modelo hacendario para la cohesión social, que se traduce en administraciones más eficientes para atender las demandas sociales, especialmente de quienes más lo necesitan.

“Tienen una chamba de las más complicadas, cuidar, administrar el dinero del pueblo, y del pueblo me refiero a todas y todos, de todos los estratos socioeconómicos, de las y los ciudadanos y principalmente de los que menos tienen, de los que la han pasado peor, de esas mujeres que hoy se muerden las uñas porque no saben si sus hijos van a comer, o esa esposa que tiene a un esposo enfermo, que no tiene como curarlo”, puntualizó.