Entre ataques, debate en Veracruz

182
  • Los señalamientos de corrupción escalaron durante el segundo debate entre Rocío Nahle y José Yunes.

VERACRUZ, VERACRUZ.- Los señalamientos de corrupción escalaron durante el segundo debate entre Rocío Nahle y José Yunes, candidatos al gobierno de Veracruz ayer domingo durante el debate.

En distintas ocasiones ambos aspirantes se acusaron de poseer propiedades millonarias y de amasar fortunas, de manera inexplicable.

Los ataques incluso se volvieron personales, al momento en que Nahle acusó a su contrincante de adulterio, y de traición “a su propia gente”.

Desde el inicio del debate, en el WTC de Boca del Río, Yunes llamó a Nahle la candidata que representa la corrupción y la incompetencia, con lo que abrió la ‘batalla’.

El candidato de la coalición Fuerza y Corazón por Veracruz se volvió a referir a la morenista como la “candidata de Zacatecas”, en referencia a su estado natal, y también acusó a Nahle de amasar una riqueza “mal habida” y de haber tenido una “desastrosa gestión” como responsable del sistema energético nacional.

Para muestra, dijo el candidato de la oposición, los recientes apagones en Veracruz y otras entidades.

“La candidata de Zacatecas es símbolo de corrupción e incompetencia”, dijo Yunes en su primera intervención. “Ella debería estar rindiendo declaración por su riqueza mal habida y desastrosa gestión del sistema eléctrico” y cuestionó la construcción de la refinería “Dos Bocas”.

Después de varios ataques de Yunes la candidata de Morena-PT-PVEM respondió que su contrincante está obsesionado con ella porque está abajo en las encuestas.

“Ni un voto al PRIAN”, arengó Nahle, con una bolsa de tiempo de apenas tres segundos, que le quedó después de hablar de temas educativos.

En educación la abanderada del partido oficial le apostó a la continuidad de programas y acciones como las 20 universidades para el Bienestar Benito Juárez García (OCUBBJ), que ya están instaladas en Veracruz,

Independientemente de los temas que se abordaron, como educación, cultura, equidad de género y derechos humanos; las acusaciones sobre corrupción siempre estuvieron presentes.

Nahle se jactó de que Yunes tiene pavor de que le va ganar una mujer, a lo que este respondió que la ex titular de Energía que tiene 37 denuncias abiertas por corrupción, pues el patrimonio reportado no concuerda con sus bienes.

“Ellos son los que han incurrido en lavado de dinero, 12 casas de su colaboradora, ocho casas de su secretario particular, ¿de dónde?”, preguntó ¡Ah! pero ahí no ven, dijo la morenista.

Hipólito Deschamps por su parte, abanderado de Movimiento Ciudadano, acusó a sus contrincantes de emprender una campaña de descalificaciones mutuas y campañas negras en lugar de hacer llegar propuestas y proyectos concretos a la ciudadanía, lo que seguramente será sancionado por los electores.

El candidato del partido naranja se comprometió a crear el Banco de Veracruz y la Secretaría del Emprendedor, para brindar oportunidades a hombres y mujeres y revertir las estadísticas actuales donde existen 5 millones de pobres, de los 8 millones que viven en el estado.

Nahle concluyó señalando: “hasta la hermana de su colaboradora más cercana tiene una constructora que le daba servicio a los gobiernos. El que debe estar rindiendo cuentas en su casa y en la justicia es él”, reviró.

Yunes volvió a la carga; le dijo que tiene cientos de millones de pesos en propiedades que no puede justificar con su declaración patrimonial. “Y eso se llama corrupción. Tiene 37 denuncias… ni Trump las tiene”.

La abanderada de Morena dijo que “la mafia de los Yunes” no sólo han amasado una fortuna, sino que son misóginos y machistas. “Miente”, le dijo Nahle quien incluso no quiso tomarse foto oficial del evento con sus contrincantes.

Te puede interesar: Ocupa Veracruz tercer lugar nacional por violencia vicaria