Clausuran estancia infantil en Cancún; operaba en pésimas condiciones

72
  • La estancia infantil “Mi Mundo Feliz” (“Campanita”) operaba en pésimas condiciones.
STAFF / LUCES DEL SIGLO

CANCÚN, Q. ROO.- Por no cumplir con los lineamientos básicos en la Ley de Infraestructura Educativa del Estado, la instancia infantil “Mi Mundo Feliz” (“Campanita”) fue clausurada por autoridades estatales y municipales, informó el director general del Ifeqroo, José Rafael Lara Díaz.

El funcionario dijo que esta escuela ubicada en la ruta 76, manzana 7, calle Francisco Villa de la ciudad de Cancún, fue clausurada por autoridades de Protección Civil Municipal del Ayuntamiento de Benito Juárez, Secretaría de Educación (SEQ), Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) y del Instituto de Infraestructura Física Educativa de Quintana Roo (Ifeqroo).

Lara Díaz indicó que en coordinación con estas instancias de gobierno se concluye que esta escuela no reúne las condiciones estructurales ni de salud para dar el servicio a la comunidad, por lo que se aplicó la sanción administrativa correspondiente.

El director general del Ifeqroo apuntó que entre las anomalías encontradas en la instancia infantil “Mi Mundo Feliz (“Campanita”) fueron alimentos expuestos a materiales y sustancias tóxicas, instalaciones eléctricas expuestas, iluminación deficiente, contactos y apagadores rotos o en mal estado, losa de bodega con varilla expuesta con “desconchamientos” de acabados.

Además de sanitarios en pésimas condiciones, hacinamiento en aulas, sin mobiliario suficiente, salidas sanitarias no aptas para descargas, sin salidas de emergencias, varillas expuestas en patio y malos olores en patio.

Lara Díaz manifestó que las revisiones en escuelas particulares y de gobierno continuarán en toda la entidad para detectar anomalías que pudieran ser un riesgo para los alumnos y plantilla docente, pues este gobierno estatal no permitirá que los alumnos tomen clases en sitios no adecuados.

Por ello, recalcó, se están tomando acciones conjuntas entre autoridades de los tres órdenes de gobierno para que toda aquella escuela pública o privada que representen un riesgo para sus alumnos no sigan operando, pues violentan los lineamientos básicos en la Ley de Infraestructura Educativa del Estado.