NIDO DE VÍBORAS

327

Por KUKULKÁN

CON APENAS nueve años de creación, el municipio de Puerto Morelos ha padecido de todo: desde alcaldesas piratas y políticas náufragas hasta el insaciable apetito de empresas inmobiliarias. El último episodio de esta trágica novela, es la grave devastación de una importante área natural protegida para edificar el proyecto “Fraccionamiento GL Dreams”. ¡Qué nombre tan evocador! ¿Quién no querría vivir en un “sueño” al borde del mar?

PERO, como bien sabemos, los sueños de unos son las pesadillas de otros, especialmente si esos “otros” son los manglares y arrecifes que bordean esta joya natural. La empresa Terrenos y Construcciones del Puerto, S.A. de C.V., con una inversión de 438 millones de pesos, está lista para sembrar 308 viviendas sobre un terreno de 5.2 hectáreas, cercanas a la línea costera del casco viejo del municipio. ¡Qué conveniente! Porque, ¿a quién le importa que este paraíso inmobiliario colinde directamente con dos áreas naturales protegidas y una región hidrológica prioritaria? Detalles, detalles.

EL PLAN es ambicioso: 29 casas habitación y 270 departamentos, todos distribuidos en siete edificios de tres niveles cada uno, acompañados de un club de playa y canchas deportivas. ¿Un sueño hecho realidad? Claro, siempre y cuando no seas uno de los manglares a punto de ser devastados. ¡Pero no se preocupen! Los promotores han prometido medidas preventivas y de mitigación. Porque, por supuesto, rociar un poco de conciencia ecológica sobre un proyecto destructivo hace toda la diferencia.

EN LA SOLICITUD de Manifestación de Impacto Ambiental se aclara que sólo se ocupará el 42% del predio, gracias a la densidad permitida por el Programa de Desarrollo Urbano. ¡Qué eufemístico alivio! Entonces, sólo el 42% de la superficie será arrasada, y el resto podrá observar en primera fila la devastación del ecosistema vecino.

LOS DATOS no mienten: la propiedad toca directamente 170 metros de manglares, está a 11 metros de otro manglar, a 221 metros del Sitio Ramsar Parque Nacional Arrecife de Puerto Morelos, y a menos de 200 metros de un sistema de agua y la línea costera. Pero, nuevamente, detalles. Lo importante es que las viviendas de lujo estarán ahí, listas para aquellos que pueden permitirse ignorar el precio ambiental.

EL PREDIO, valorado en más de 61 millones de pesos, fue una ganga adquirida del extinto Instituto del Patrimonio Inmobiliario de la Administración Pública del Estado de Quintana Roo. Porque, si hay algo que los desarrolladores inmobiliarios saben hacer bien, es detectar una oportunidad. Y aquí la oportunidad brilla más que el sol caribeño.

CON POCO más de 26 mil habitantes según el censo de 2020, Puerto Morelos está a punto de recibir una “bendición” en forma de 308 nuevas unidades habitacionales, que incrementarán la demanda de agua potable en 3.28 litros por segundo. Porque, ¿qué son los recursos hídricos en comparación con el derecho a una segunda (o tercera) residencia junto al mar?

EN DEFINITIVA, “Fraccionamiento GL Dreams” es el epítome de la carrera de las empresas inmobiliarias por devastar impunemente las áreas naturales protegidas del Caribe Mexicano. ¿Un sueño? Tal vez. Pero es un sueño que, una vez realizado, podría dejar a Puerto Morelos más cerca de una pesadilla ambiental. Y mientras las obras avanzan, las organizaciones civiles y grupos ecologistas siguen alertando. Porque en esta historia, al final, los verdaderos guardianes del sueño son aquellos que defienden lo que aún queda del paraíso.

@Nido_DeViboras