Desaparece 60% de restaurantes

749
  • El sector restaurantero es uno de los más golpeados por la pandemia; entre un 50 y un 60 por ciento no volverá a abrir,
DALILA ESCOBAR 

CIUDAD DE MÉXICO.- La industria turística plantea que ante la crisis por la pandemia de Covid-19, la recuperación del sector será gradual y, en el mejor de los escenarios, podrá recuperarse en cinco años. 

“Uno de los rubros más golpeados es el restaurantero: entre un 50 y un 60 por ciento no volverán abrir”, es el diagnóstico de Gabriel Igartúa, presidente de la Comisión de Turismo de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

“Esto es una pérdida fuertísima —retoma—, de generación de riqueza, de empleos, de prestación de servicios, sobre todo que si en algo somos ricos en México es en gastronomía y perder estas formas de exposición es un gran daño, no nada más para los inversionistas, también para toda la gente que emplea en esta industria para el turismo”.

Los daños y pérdidas en todo el sector turístico no se han logrado cuantificar, por el tipo de empresarios desde los micro empresarios hasta las grandes corporaciones, por lo que se han enfocado en algunos punteros. 

En torno a cuartos de hotel, la reducción de ocupación es de entre 40 y 45 por ciento, “puede haber hoteles que no vuelvan a ver la luz, sobre todo los pequeños, los microempresarios que no han tenido la posibilidad de hacerle frente a los compromisos fiscales y a los compromisos que se tienen de prestación de servicios”, aseguró el representante empresarial. 

La recuperación también dependerá de la confianza que generará la vacunación a la población mundial, por lo que plantean un plan gradual de recuperación, en lo que se logra la aplicación en la mayoría. 

Aunque Quintana Roo es considerado el estado más emblemático en la industria turística y de servicios, podría no lograr una reactivación pronta por las decisiones que toman en países de donde viene su principal sector de captación de derrama económica: el extranjero. 

“Es uno de los estados que ha resentido mucho más la falta de conectividad aérea en largos tramos, como es el turismo europeo, que era tan frecuente en esa zona, el centroamericano y sudamericano, precisamente porque el comportamiento del turismo en esa pandemia es de viajes cortos, cuando los viajes son de más de cinco o seis horas se han venido contrayendo y por eso sufre tanto un destino como Quintana Roo, principalmente Cancún”.

Igartúa asegura que a pesar de que el estado ha tenido una recuperación de vuelos muy importante, no es suficiente en conectividad, para el número de cuartos que existen, dado que no se cubre la demanda. 

“La ocupación sigue siendo muy raquítica y no existe la respuesta en los mercados cuando Europa está cerrado, Centro y Sudamérica están cerrados y que son las regiones naturales para Quintana Roo”, señaló.

El integrante de Coparmex detalló por qué el sector de cruceros representará un panorama muy oscuro. 

“Hay que recordar cómo se estigmatizó por la gente que estuvo, vamos a llamar, secuestrada en los barcos durante semanas por la falta de conocimiento con lo que está sucediendo con la pandemia y eso generó un daño mayor”, dijo.

En este sector la recuperación no la están planeando ni siquiera para los próximos 5 años, “vemos a las compañías de cruceros tratando de hacer promociones de venta futura, pero el mercado no está reaccionando, primero por reacciones de seguridad y confianza; y segundo por cuestiones económicas”.

Las empresas que manejan los cruceros no saben si regresarán al 100 por ciento.

Los cambios positivos que pudieran lograrse será únicamente a partir de las decisiones que tengan en el extranjero, dado que es el turismo principal que recibe este destino de sol y playa. 

“Se deberá seguir estableciendo los protocolos y mostrándolos como un resultado positivo para que se genere esa seguridad y confianza, y poco a poco se vayan abriendo las medidas tan estrictas que han puesto los países de origen de mercados naturales para México como es el caso de Canadá, Estados Unidos y Europa”, consideró. 

Aunque la industria está fuertemente dañada, los destinos turísticos con conectividad y que son viajes cortos, son los que se recuperan más rápido, esto es en las playas y más en las que tienen conectividad terrestre como Mazatlán, Puerto Vallarta y Acapulco. 

Ante esta situación, Coparmex propone siete ejes para la reactivación: protección de la salud al turista y del personal de servicios turísticos; reapertura y relanzamiento de los destinos turísticos, protegiendo el empleo y la planta productiva; seguridad de los destinos, tanto a turistas, como a las comunidades receptoras.

También impulsar la innovación y competitividad de los destinos; impulso a la conectividad y facilitación del ingreso al país; estrategias de promoción turística; y propuesta legislativa para el turismo. 

“Si nuestros mercados naturales internacionales están cerrados, y también los nacionales también están teniendo problemas por sus semáforos, estamos cerrando todas las puertas y avenidas para poder tener una mayor recuperación que es en lo que estamos basando nuestro plan de trabajo”, aseguró. 

La propuesta de Coparmex, en coordinación con el Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET), es que las medidas que se vayan tomando, tengan un aspecto gradual, no de cierre general, que se considere dónde se generan los problemas de contagio.

“Hemos detectado que los destinos turísticos de playa en los hoteles están cumpliendo todos los requisitos protocolarios y en su misma planta de empleados tienen un nivel muy bajo de contagios, entonces los contagios no se están dando por razones de hospedaje en hoteles, ni en restaurantes, sino en aquellas reuniones familiares que se dieron en fin de año y Navidad”, afirmó.

Dijo que en algunos casos, en zonas restauranteras o renta de espacios “cayeron en la tentación, por la necesidad económica” y duplicaron sus aforos; esto generó un exceso, por lo que la corresponsabilidad es de los prestadores de servicios y las autoridades. 

Coparmex también considera que “hay una negligencia del Gobierno Federal para atender en general al sector privado, basado en sus proyectos sociales y en este caso el turismo no deja de sufrir, principalmente porque todos los recursos que se utilizaban para la promoción turística del posicionamiento de la marca México y sus productos es utilizado para obras caprichosas que por demás no garantizan el retorno de inversión en lugar de seguir posicionando nuestros productos turísticos”.

En la iniciativa privada espera un trabajo en coordinación con la autoridad federal y las estatales, dado que “jamás hemos solicitado que se nos dé dinero ni perdonar deudas e impuestos, hemos pedido que se prorroguen ante lo que estamos enfrentando y esto nos ha puesto en una situación más difícil”.

Te puede interesar: Incumple gasera requisitos: municipio