Se deslinda BJ de obras en Ruta de los Cenotes

1110
Se deslinda BJ de obras en Ruta de los Cenotes
  • El Ayuntamiento de Benito Juárez se deslindó de los permisos de construcción del fraccionamiento Lu’um Há que se realizan sobre terrenos de la Ruta de los Cenotes.
ÉDGAR FÉLIX

CANCÚN, Q. ROO.- El Ayuntamiento de Benito Juárez se deslindó de los permisos de construcción del fraccionamiento Lu’um Há que se realizan sobre terrenos de la Ruta de los Cenotes y aclaró que esa zona pertenece al vecino municipio de Puerto Morelos, único “facultado” para autorizar las obras que se llevan a cabo.

En respuesta a la denuncia de un grupo de afectados con las obras que responsabilizan a Benito Juárez de otorgar los permisos, el ayuntamiento precisó que todas las solicitudes de factibilidad ecológica deben hacerse ante las autoridades de la demarcación donde se encuentren los predios.

Sin embargo, de acuerdo a la legislación federal, sólo las secretarías e institutos estatales y federales del Medio Ambiente tienen las facultades para otorgar permisos en áreas naturales de conservación bajo estrictos procedimientos si la zona ecológica lo permite y previa Manifestación de Impacto Ambiental (MIA).

La semana pasada Luces del Siglo publicó una denuncia de afectados por las obras del fraccionamiento Lu’um Há sobre la Ruta de los Cenotes donde la devastación de flora y fauna en esta región ha llegado a índices alarmantes, y sostuvieron que los propios constructores exhiben documentación del ayuntamiento de Benito Juárez como las responsables de los permisos, 

Aun así, el ayuntamiento explicó que las solicitudes de factibilidad ecológica sólo son de carácter meramente informativo respecto a los establecido por el Programa de Ordenamiento Ecológico Local del Municipio de Benito Juárez (POEL-BJ) publicado en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado de Quintana Roo, el 27 de febrero del 2014.

Es decir, la Factibilidad es un documento que sirve para informar a las personas físicas o morales los usos de suelo y criterios ecológicos aplicables a los terrenos o inmuebles, conforme a lo establecido en el Programa de Ordenamiento Ecológico Local del Municipio de Benito Juárez (POEL-BJ) vigente, el cual a la fecha no ha sido modificado y aplica tanto para el Municipio de Benito Juárez como para el Municipio de Puerto Morelos pero no es una Autorización ni Permiso para desarrollar proyectos, para ello existe el capítulo de permisos que otorga cada autoridad competente de acuerdo a su normatividad local, estatal o federal.

Es importante señalar, precisó el ayuntamiento a través de un escrito, que en caso de requerir desarrollar algún proyecto, obra o actividad deberá solicitarlo y tramitar los permisos que correspondan ante el Municipio de Puerto Morelos o, en su caso, ante el de Benito Juárez, según corresponda.

Como lo informó este diario, el protagonista en esta controversia es Daniel Arrevillaga Lázaro, un oscuro personaje sobre el que pesan demandas legales por presuntos fraudes quien se ostenta como el representante de los terrenos y apoderado legal de la empresa Seye Desarrollo S.A. de C.V. y Grupo Inmobiliario Kiri S.A. de C.V. 

Arrevillaga Lázaro fue director de la desaparecida empresa Comercializadora Turística Quiroz Arrevillaga SA de CV (Viajes Caribe México), junto con su hermana Alma Rosa, a través de la cual presuntamente cometieron fraudes y ahora están a la cabeza de las obras del fraccionamiento sobre la Ruta de los Cenotes. La propuesta de la empresa constructora queda clara desde el sitio digital: “Obtenemos las mejores tierras para dárselas al mejor precio posible, haciendo posible tu sueño de vivir en un lugar paradisiaco rodeado de naturaleza”, y “por el momento” están ofertando sólo 167 lotes de aproximadamente 600 metros cuadrados cada uno, del fraccionamiento al que han denominado Lu’um Ha, de la Sección Ja´, el cual, explican, es un desarrollo en un lugar privilegiado ubicado en la Ruta de los Cenotes en donde convergen varios eco-parques como Selvática, Xenotes, Ki’in Ha y más.

Te puede interesar: Omiten proteger derecho a la vida