NIDO DE VÍBORAS

394
NIDO DE VÍBORAS

POR KUKULKÁN

ALGO se ha descompuesto en Tulum, que de ser un pequeño pueblo caribeño, con las mejores playas azul turquesa y arena blanca tan refinada como el talco, principalmente frecuentado por turistas europeos amantes de conectarse con la naturaleza y el cosmos, sin monumentales hoteles de lujo, alejado del tráfico y las aglomeraciones, pasó a ser un destino al que la inseguridad y el crimen organizado le han robado la tranquilidad.   

ESTA ciudad amurallada, como concibieron los mayas lo que hoy son ruinas energizantes frente al mar, históricamente ha despertado el apetito de voraces “empresarios inmobiliarios” e inversionistas extranjeros en busca de oportunidades para hacerse de alguno o de varios de estos paradisíacos predios costeros, que parecieran ser una extensión del cielo.

DESDE hace tres décadas en el paraíso turístico de Tulum son comunes los enfrentamientos por la posesión de terrenos costeros, a los cuales les han llegado a salir dos, tres y hasta cuatro dueños con supuestos documentos originales que, según cada quien, los reconocen como legítimos propietarios, lo que ha sido fuente de corrupción de autoridades municipales y estatales.

LA BOMBA explotó en 2014, durante la administración de Roberto Borge, cuando elementos policiacos acompañados de notarios públicos y maquinaria pesada llegaron a la zona hotelera para demoler varios hoteles y hostales cuya propiedad disputan poderosos empresarios inmobiliarios e inversionistas extranjeros a quienes despojaron de sus negocios de varios años con lujo de violencia y abuso de la autoridad.

LA ALERTA roja se encendió en las embajadas de diversos países europeos que salieron a defender a sus compatriotas despojados e inclusive a emitir alertas internacionales para que otros no inviertan en Tulum por la inseguridad jurídica en la tenencia de la tierra que privó entonces y que hoy todavía arrastra varios expedientes en tribunales estatales y federales; no faltaron los conflictos resueltos con balas de por medio para hacer a un lado a notarios y abogados de la contraparte. 

POR DECIRLO de alguna manera la violencia estaba controlada, no se salía de este tipo de conflictos, pero hoy se ha desbordado a las calles donde últimamente se han vivido rachas de ejecuciones, asesinatos, asaltos y venta de droga a plena luz del día dentro de un mercado disputado por cinco carteles, a decir de las autoridades competentes.

Al CAOS ha contribuido su principal autoridad, el alcalde con licencia Víctor Mas Tah cuya imagen se han puesto en evidencia como un gobernante inexperto e incapaz, a punto de caer sobre el filo de la navaja cuando por todo el mundo circularon los videos de policías municipales sometiendo a una mujer de origen salvadoreño hasta provocarle la muerte.

MUCHOS exigieron su cabeza por la arbitraria conducta de la policía municipal que le quitó la vida a la mujer, pero el alcalde aventó la papa caliente al titular de la dirección municipal de seguridad pública, cuya cabeza así como la prisión de los cuatro policías involucrados en el artero crimen fue el precio que pagó para él lavarse las manos y no tener responsabilidad legal para poder competir por la reelección, lo cual no lo blinda de las críticas contra su mal gobierno y el alto riesgo de perder lo que hace tres años ganó con una mínima diferencia de mil 20 votos.  

DE ESCÁNDALO en escándalo, de error tras error, el munícipe ha dado de qué hablar hasta de su vida privada desde que se difundieron ampliamente audios y diálogos del “empresario” venezolano Jorge Brizuela exhibiendo a la esposa de Víctor Mas y dejándolo como mandilón, poniendo en duda su hombría, en una sociedad con fuertes raíces machistas para la que este tipo de chismes son alimento para la comidilla local.

@Nido_DeViboras