Entrega INAH restauración de iglesia en Tihosuco

229
Entrega INAH restauración de iglesia en Tihosuco
  • Se empleó material a la cal y se respetó la autenticidad de la iglesia en Tihosuco, en cuanto a sus materiales y componentes originales.
IGNACIO CALVA

CANCÚN, Q. ROO.- El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), hizo entrega — a las autoridades y a la población maya de Tihosuco— de la restauración del frontispicio de la emblemática iglesia del Niño Jesús, cuyos trabajos se realizaron del 28 de marzo al 8 de julio del año en curso.

Las afectaciones, consistentes en el reblandecimiento de una parte de la mampostería, que provocaron el colapso de una parte del muro que se conservaba de la fachada principal del templo del conjunto conventual, se dieron luego de las lluvias atípicas que afectaron la región el pasado julio de 2021.

El Centro INAH Quintana Roo desarrolló el reporte de daños, dictamen técnico de las afectaciones y los conceptos de la obra a implementar, el presupuesto del proyecto de intervención, los planos ejecutivos y el programa de obra, todo ello para conformar el expediente que se valoró y autorizó para atender el siniestro.

Sin embargo, debido a que para el proyecto se está implementando un programa de atención a daños de inmuebles históricos por contingencias naturales, el INAH reconoció que no se podrá intervenir en afectaciones precias a la causada por la lluvia, esto por la reglamentación del programa en cuestión.

El trabajo de restauración consistió en el apuntalamiento del área afectada, para evitar mayores daños o derrumbes, la consolidación de la parte dañada a fin de liberar de forma controlada el área de mampostería que estaba en riesgo y asegurar la estabilidad del muro en la reconstrucción del área afectada.

Los trabajos del INAH respetaron en lo posible las características previas al siniestro, y la atención a daños en interiores y exteriores, para restituir el firme, los pisos de cerámica y el portón de acceso al templo, mismos que resultaron afectados.

El arquitecto perito del Centro INAH Quintana Roo, Luis Ojeda Godoy, explicó que para el desarrollo de los trabajos se empleó material a la cal —respetando la autenticidad del sitio en cuanto a sus materiales y componentes originales— y se evitó la presencia de cemento en los morteros, material que propicia la concentración de humedad en la mampostería y acelera su deterioro.

Destaca que en la obra de restauración se empleó mano de obra de la comunidad, toda vez que entre los habitantes existen albañiles capacitados que han participado de forma previa en trabajos de restauración y conservación.

Te puede interesar: Reconocerán a las mejores prácticas de acción climática