Preside lucha contra discriminación… ¡y la discriminan!

376
Preside lucha contra discriminación... ¡y la discriminan!
  • Claudia Morales Reza, titular de la Conapred, acusa que desde su nombramiento no ha podido conseguir departamento en la CDMX debido a la discriminación.
VICENTE FLORES HERNÁNDEZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Desde julio, cuando fue nombrada presidenta del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), la indígena wixárika Claudia Morales Reza no ha conseguido un departamento en renta.

Hace unos días, un arrendatario ni siquiera se bajó de su camioneta cuando la vio. El hombre, dice, la citó afuera del departamento, en una colonia que no menciona.

Le comentó que ya la esperaba y cuando ella le marcó, miró cómo levantaba el teléfono, pero le dijo que había olvidado las llaves.

“Le dije ‘usted está sobre un coche negro y (se) me está negando porque lo estoy viendo’. Y me dijo ‘No, ¿cómo crees?’. Yo creo que vio mi vestimenta y ha de haber dicho ‘bueno esta indígena no tiene ni para pagarme una renta’. Es una anécdota de tantas que he vivido”, señala.

De 43 años y originaria de San Andrés Cohamiata, en Mezquitic, Jalisco, afirma que su nombramiento pone a prueba la “discriminación estructural” en México.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Discriminación 2017, las más reciente, más del 20 por ciento de la población mayor de 18 años declaró haber sido discriminada. Entre la población indígena el porcentaje subía al 40.3 por ciento, y al 71.9 entre las personas trans.

Los datos revelan una realidad que Morales también ha experimentado

Buscan reorientar labor de Conapred

Claudia Olivia Morales Reza es maestra de educación básica y fue nombrada apenas el pasado 12 de julio al frente del Conapred.

Reconoce en entrevista que enfrenta un gran reto y dice que su labor no estará enfocada en atender sólo la causa indígena.

“Hay acciones que tengo que llevar al interior de la estructura del Consejo para fortalecer, redireccionar sus actividades, también lo tengo que hacer hacia el exterior. Es decir, tocar puertas, buscar aliados para poder trabajar sobre estas acciones preventivas. Hay una discriminación estructural, evidente, y otra mucho más profunda, porque parece que no existe, refiere.

Morales lleva una falda rosa intenso, blusa y pañoleta moradas. Un collar gigante de chaquira esmeralda, con la figura de un peyote, símbolo sagrado wixárika, le cuelga en el pecho. “Yo como soy hablante de la lengua materna, a veces lo que quiero decir no significa lo mismo para ti”, anticipa.

“Mi presencia también puso y pone a prueba la congruencia del discurso de quienes hablan de la defensa de los Derechos Humanos, pero en la práctica creen que las personas que provenimos de grupos históricamente discriminados sólo debemos tener un rol pasivo, como si fuéramos simples objetos de estudio”, dijo en su toma de protesta y lo repite desde el octavo piso de las nuevas oficinas del Conapred en la Colonia Juárez.

La funcionaria es estudiante de Ciencias Políticas y Administración Pública. El 24 de febrero, el Congreso eliminó el requisito de que la titular del Conapred estuviera titulada. Hija única, se ha desempeñado como maestra y directora de escuelas primarias y Colegios de Bachillerato en Jalisco; ha sido vocera y líder de su comunidad, San Andrés Cohamiata, Mezquitic, al noroeste de la entidad, en una disputa agraria con Nayarit. En octubre de 2020, se le incluyó en la nómina como asesora del Conapred.

El 11 de agosto de ese año se reunió con el Presidente Andrés Manuel López Obrador. Dos meses antes, Mónica Maccise había renunciado al organismo tras un escándalo desatado por haber invitado a un foro sobre clasismo y racismo a un youtuber que se burló de un hijo del Mandatario.

Entonces, el Presidente consideró la desaparición del Conapred, fundado en 2003, por supuestamente caro y simulador, y lo condicionó a que fuera presidido por una mujer indígena. Se reunió con Morales y otras dos mujeres del norte y el nombramiento lo hizo dos años después.

No la presentó él, sino el subsecretario de Derechos Humanos de Gobernación Alejandro Encinas. Un asunto que otras activistas indígenas, que habían propuesto una lista de 15 candidatas -donde no figuraba ella- han visto como discriminatorio y que pone a prueba la capacidad de la nueva titular para combatir la discriminación institucional.

“Vuelvo a mi discurso del día en que tomé protesta, muchas de las veces se dice una cosa, pero en la realidad, las acciones son otras”, señala y se atiene a aquella conversación con López Obrador donde les pidió tener compromiso y fortaleza, sumarse a su Gobierno. “Con eso me quedo”, indica.

Morales reconoce “un gran gran compromiso” del Jefe del Ejecutivo en el combate contra la discriminación.

Un compromiso que ve concentrado en el nombramiento de la primera mujer indígena en el Conapred. Sin embargo, el Gobierno federal ha reducido el presupuesto al organismo: 142.7 millones de pesos en 2022. Lo mismo para el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI): 6 mil millones en 2018 y 3 mil 819 millones en 2022. El año pasado, planteó desaparecer el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (Inali).

“Sin duda, estamos viviendo un Gobierno que abandera la ‘austeridad republicana'”, considera y cree que por eso el Presidente eligió a una mujer indígena, acostumbrada a trabajar en su comunidad sin pago, para presidir el Conapred.

Sobre la situación de las mujeres en México, un sector que reclama igualdad y cese de la violencia feminicida, señala: “A nivel general, se ha avanzado mucho en el reconocimiento de sus derechos, que tengan cargos públicos, el tener derecho a su territorio que es su cuerpo, pero ya hablando de mujeres de los diferentes sectores, pues sí que estamos tratando todavía de correr para poder alcanzar esos derechos”.

Respecto al movimiento feminista, la funcionaria se asume como tal de algún modo. “Porque soy mujer, claro que tengo que tener esa sororidad”. Se le insiste y agrega: “Si el feminismo significa el reconocer esa sonoridad, ese acuerpamiento a las mujeres, pues sí lo soy”.

Mientras que en relación a la venta de mujeres indígenas por usos y costumbres refiere: “Muchas de las veces, hay información que no es la que realmente se maneja, muchas veces por desconocimiento se juzga”.

“Muchas de las veces, la lente occidental como nosotros le llamamos, ven otras cosas que no necesariamente son así”.

Te puede interesar: Negocian Pemex y sindicato; buscan evitar huelga