Día del Bombero: ‘No me considero héroe’

720
Día del Bombero: ‘No me considero héroe’
  • ‘En esta profesión no se trata de ser héroe, sino de ayudar a quien lo requiera’: Gabriel de Jesús, inspector de bases del Cuerpo de Bomberos.
OMAR ROMERO

CANCÚN, Q. ROO.- Con 28 años dentro del Cuerpo de Bomberos del municipio de Benito Juárez, donde ha apoyado en el combate a incendios, atención de accidentes y rescate de personas, Gabriel de Jesús Pacheco Tucucuh no se ve a sí mismo como un héroe.

Sin embargo, está orgulloso y no se arrepiente de la decisión que tomó cuando tenía 15 años de edad para integrarse a las filas de los Bomberos, pues a lo largo de estos años ha realizado un trabajo que le ha permitido ayudar a las personas, lo cual espera continuar haciendo por más tiempo.

 “No, para nada (arrepentirse de la labor que hace) esperemos que Dios me dé vida para estar más años aquí, no me siento un héroe, no, un héroe no, pero sí (siento) orgullo de mi trabajo y de lo que hacemos todos los compañeros, todos somos un equipo, porque uno solo no podría sacar el trabajo adelante”.

Aseguró que en esta profesión no se trata de ser héroe, sino de ayudar a quien lo requiera, con precaución, pues si se descuidan en su labor, o lo hacen sin equipo, los riesgos aumentan, y en todo momento se debe ver la seguridad tanto de los elementos como de las personas a las que auxilian.

Actualmente es inspector de bases de esta institución y cuando tenía 15 años, en Yucatán —de donde es originario— participaba en los desfiles de la secundaria y ahí le llamó la atención el trabajo de los Bomberos, por lo que en un primer momento ingresó a la Cruz Roja como voluntario y posteriormente a Bomberos en aquel estado vecino.

No obstante, como la mayoría de las familias que llegan a Quintana Roo en busca de una mejor calidad de vida, sus padres optaron por mudarse a Cancún y desde el 16 de octubre de 1993 ha estado en activo en el Cuerpo de Bomberos de Benito Juárez, donde ha vivido diversos eventos.

“Algo que ha calado en la vida de uno es cuando fallecieron dos compañeros en Plaza Las Américas (enero 2007), estaba yo de guardia esa noche, empezó (el incendio) a las 02:00 de la mañana aproximadamente en una zapatería y arriba estaba lo que era la discoteca Mambo Café en ese tiempo, se derivó (el incendio) de la zapatería y vino el derrumbe, y ahí quedaron sepultados dos compañeros que se encontraban trabajando”.

Otros de los rescates que recuerda fue hace 14 años, donde un cerdo cayó a un pozo sobre la avenida López Portillo, hacia la salida a Mérida, y sus dueños trataron de rescatarlo, pero quedaron atrapados.

Los Bomberos llegaron al lugar y rescataron a las personas y al puerco, aunque Pacheco Tucucuh en algún momento inhaló gas metano ya que una de las personas que estaba atrapada realizó un movimiento quitándole la mascarilla que usan, pero afortunadamente no sufrió daños mayores.

“El de Wilma (huracán) sí nos pegó algo fuerte y fue una experiencia de dos días estando aquí acuartelados para apoyar a la ciudadanía y viendo cosas que no habíamos visto, en lo personal no me había tocado algo como Wilma, es algo muy difícil de explicar, son sentimientos encontrados”.

Tiene tres hijas. Una de ellas decidió estudiar la carrera de Enfermería, y Pacheco Tucucuh reconoció que en ocasiones si pasan por estrés, derivado de todos los eventos que cubren, sin embargo, han aprendido a que todo lo que les ocurre en las guardias deben dejarlo en la base y no llevarlo a su casa.

Incluso, entre los Bomberos a veces buscan la manera de desahogarse, ya sea realizando reuniones en sus días o descanso, o a través de las pláticas que reciben por parte de psicólogos de emergencias postraumáticas o del Instituto de Capacitación en Calidad (ICCAL).

“Ellos (familiares) saben el riesgo que corremos aquí y cuenta uno las anécdotas de lo que pasa, pero hay un límite para no preocupar a la familia, y sí nos han tocado accidentes donde hemos rescatado infantes, en incendios, hemos visto gente que ha perdido la vida quemados, y es algo indescriptible porque uno tiene familia”.

Te puede interesar: Un riesgo, semáforos apagados en Bulevar Kukulcán