Asume el mando nuevo titular del Ifeqroo

441
Asume el mando nuevo titular del Ifeqroo
  • José Rafael Lara Díaz recibió la dirección del Ifeqroo, se comprometió a cumplir en tiempo y forma todas las obras que se hagan.
MARCO ANTONIO BARRERA

CHETUMAL, Q. ROO.- La secretaria de Gobierno, Cristina Torres, presidió la firma de las actas del protocolo de entrega-recepción del Instituto de Infraestructura Física Educativa del Estado de Quintana Roo (Ifeqroo), del cual tomó posesión su director general José Rafael Lara Díaz.

Cristina Torres resaltó que el servidor público coadyuvará con el proyecto de transformación del estado, en el cual se implementa una política pública de puertas abiertas para la población.

El Ifeqroo es instancia de gobierno que regula normativamente la construcción de los espacios educativos, donde las futuras generaciones se preparan para aportar al desarrollo de las y los quintanarroenses.

El nuevo titular del organismo público descentralizado de la administración estatal fue nombrado en el cargo por la gobernadora Mara Lezama Espinosa el primero de octubre pasado; antes, se venía desempeñando como presidente estatal de la Asociación Mexicana de la Industria de la Construcción (AMIC).

Lara Díaz agradeció la confianza de la mandataria estatal e invitó a los demás servidores públicos del Instituto a sumarse al actual proyecto con un alto sentido de responsabilidad como lo ha instruido la mandataria estatal, debido a que las niñas y niños son el mayor activo de Quintana Roo.

El Ifeqroo es un organismo sectorizado a la Secretaría de Educación creado mediante un decreto expedido el 6 de noviembre de 2009, que se publicó en el Periódico Oficial del Estado el 14 de septiembre de 1994.

La dependencia normativa es la encargada de organizar, dirigir y llevar a cabo los programas y obras para la construcción, equipamiento, mantenimiento, rehabilitación, refuerzo, construcción, reconversión y habilitación de inmuebles e instalaciones educativas.

Igualmente, de establecer y aplicar los lineamientos para que la infraestructura física del estado cumpla con los requisitos de calidad, seguridad, funcionalidad, oportunidad, equidad, sustentabilidad y pertinencia establecida en la política pública.

Las acciones encomendadas al Instituto están en concordancia con la Ley General de Infraestructura Física y Ley de Educación de Quintana Roo, los programas educativos nacionales, estatales, regionales, y las políticas y lineamientos del Poder Ejecutivo, entre otras disposiciones aplicables.

En el Avance de Gestión Financiera acumulado al segundo semestre del presente año de la Auditoría Superior del Estado de Quintana Roo, el Instituto reportó un presupuesto total anual asignado de 44.3 millones de pesos para el desarrollo de dos programas específicos.

Para Infraestructura Educativa se le asignó 24.2 millones de pesos y para la Gestión y Apoyo Institucional otros 21.1 millones, cuya aplicación está alineada al Plan Estatal de Desarrollo, a través del Eje 4 “Desarrollo Social y Combate a la Desigualdad” y del programa 23 de la Educación Pública de Calidad.

Como parte de sus objetivos, en materia educativa busca contribuir a garantizar el acceso y permanencia a una educación inclusiva y de calidad en todos los niveles.

Además, que los planteles brinden espacios con infraestructura física y equipamientos básicos de manera equitativa, a través del establecimiento de criterios de certificación de escuelas públicas y privadas por cada tipo, nivel y modalidad.

En Gestión y Apoyo Institucional, la meta es consolidar una gestión de resultados, a través de la implementación de un modelo de cultura organizacional y directiva que permita la creación del valor público en la administración, se mejore la calidad del gasto y exista una adecuada rendición de cuentas.

En el acto protocolario participaron como testigos las representantes de la Auditoría Superior del Estado, María del Pilar Ayala Ramírez, y de la Secretaría de la Contraloría estatal, Karina Evelyn Pérez Chan.

Te puede interesar: Elevará Federación presupuesto a Mara

Un elemento del Ejército ofrecía desde el Campo Militar No. 1 equipo táctico, armas y granadas a un cártel del narcotráfico.