NIDO DE VÍBORAS

1171

Por KUKULKÁN

EL MENSAJE del presidente Andrés Manuel López Obrador ha sido claro en su objetivo de conquistar la mayoría calificada del Congreso de la Unión durante el próximo proceso electoral federal y para ello contará con la ayuda de las 22 gobernadoras y gobernadores de la Cuarta Transformación como garantes de elecciones libres, transparentes y democráticas en sus respectivas entidades así como del triunfo irrefutable de los candidatos que postule Morena a fin de alcanzar la cantidad de 334 diputados —de un total de 500— que se requieren para reformar la Constitución General de la República.

ESTO implica que no pueden ni deben equivocarse a la hora de palomear las listas de candidatos a diputados y senadores, asegurando que los electos sean personajes de probado compromiso con los principios ideológicos enarbolados por el movimiento de la 4T y de indiscutible lealtad al pueblo de México a fin de evitar traiciones a futuro como ocurrió hace más de cinco años cuando se le dio entrada a arribistas y chapulines con aspiraciones de eternizarse en los cargos que cuando no lograron sus objetivos personales saltaron hacia a otros partidos, sin importarles dinamitar la mayoría calificada lograda en 2018.

AQUELLA ocasión, tan sólo en Quintana Roo Morena se llevó carro completo en ambas cámaras legislativas, pero rumbo al cierre de la administración lopezobradorista lucen incompletos y desarticulados, inclusive entre los mismos aliados de ‘Juntos Haremos Historia’ cada quién anda por su lado y cuidando sus intereses, sin coordinación para elaborar leyes que beneficien directamente a los quintanarroenses; los esfuerzos en este sentido han sido escasos. La primera en abandonar a Morena luego de llevarla a la curul fue la ex diputada Adriana Teissier Zavala, seducida por el PES de que más vale ser cabeza de ratón que cola de león.

OTRO que saltó del barco porque Morena no lo tomó en cuenta para cumplirle su ansiada aspiración a la candidatura para la presidencia municipal de Benito Juárez, fue Jesús de los Ángeles Pool Moo que posteriormente la buscó por Movimiento Ciudadano, pero sólo alcanzó a pepenar una regiduría que actualmente ostenta. A quien también le salió lo chapulín fue al senador José Luis Pech Várguez quien en 2022 intentó buscar, por tercera ocasión consecutiva, la postulación morenista para la gubernatura del estado y como tampoco se la dieron se lanzó con las siglas del partido naranja y fue derrotado abrumadoramente por la actual gobernadora Mara Lezama Espinosa.

EN LA LISTA de traiciones, le siguió la actual diputada Laura Fernández Piña quien llegó a la curul como candidata del Partido Verde Ecologista y quiso competir también por la gubernatura, la batearon, ella los mandó al diablo y se pasó a las filas del PRD que en coalición con el PAN la subieron a la competencia de la cual salió derrotada y prácticamente borrada de la geografía electoral del estado a donde le aguardan varios expedientes por presuntos hechos de corrupción cuando fungió como presidenta municipal de Puerto Morelos. Hasta ahora el fuero la ha puesto a salvo.

FIELES al movimiento de la Cuarta Transformación han permanecido hasta ahora los diputados Anahí González Hernández y Wilbert Alberto Batun Chulin, así como la senadora Marybel Villegas Canché. Por parte del partido del tucán figuran Santy Montemayor Castillo, que obtuvo la curul por un ajuste en la aritmética electoral, y Juan Carrillo Soberanis, un expriista quien por salvar su pellejo entregó en charola de plata el municipio de Isla Mujeres a la líder moral del Partido Verde, Jorge Emilio González Martínez, aunque al final salieron derrotados. El isleño igualmente enfrenta varias denuncias penales por desvío de recursos públicos que no se han podido activar a causa del fuero que se le agota el año entrante. El reto de Morena será sacudirse de todos estos lastres.

@Nido_DeViboras