Julia Roberts se reinventa

384
Julia Roberts se reinventa
  • No caben los finales felices en la nueva película de Julia Roberts, esos que suele brindar a su público la reina de las comedias románticas.
MARIO ABNER COLINA / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- No caben los finales felices en la nueva película de Julia Roberts, esos que suele brindar a su público la reina de las comedias románticas.

En el escenario que plantea Dejar el Mundo Atrás, producción que llegará a Netflix este viernes, basada en la novela homónima de Rumaan Alam, los Estados Unidos se derrumban.

Un apagón colapsa Nueva York, los sistemas de navegación de aviones y  embarcaciones se ponen de cabeza… y todo parece ser el ataque de hackers.

Si el salto de Roberts (Mujer Bonita, Novia Fugitiva, Un Lugar Llamado Notting Hill) al cine de desastres sorprenderá a sus fans, también esta película lo hará con los seguidores del género, opina la propia la superestrella.

“Yo tengo una relación con las películas de desastres viejas, esas de los años 70, como Infierno en la Torre, que eran películas donde todo lo que importaba era el edificio y no tanto quién estuviera ahí. Sus historias no importaban tanto, sino que el rascacielos se estuviera quemando.

“Siento que esta película es lo opuesto a eso. Los personajes atraviesan muchas cosas, y se ve cómo interactúan entre ellas. El colapso del mundo no está en primer plano, ahí está el colapso de los personajes”, sostiene la ganadora del Óscar.

A Amanda, el personaje de Roberts, a su esposo Clay (Ethan Hawke) y a sus hijos, el apocalipsis los encuentra en Long Island, en una lujosa y recóndita casa que habían alquilado para pasar unos días de placidez.

Las funestas noticias se las harán llegar G.H. (Mahershala Ali) y su hija Ruth (Myha’la), dueños de la residencia, quienes se presentan ahí escapando del caos urbano, levantando suspicacias en Amanda, quien duda de todo lo que escucha.

“Vamos, pueden decir que ella es alguien desagradable, no herirán mis sentimientos”, bromea Roberts.

Así es, que nadie se espere en Dejar el Mundo Atrás un papel típico de la estadounidense, quien ha interpretado a decenas de mujeres encantadoras que desarman con la magia de sus sonrisas.

Porque el filme, dirigido por Sam Esmail (Mr. Robot) es también una dura meditación sobre el racismo y los conflictos de clase en una situación al límite.

“Ella, Amanda, es la perfecta representación de los prejuicios en la sociedad”, considera la actriz de 56 años. “Ella ha decidido que sabe todo sobre todos, que tan sólo con que otras personas crucen la puerta, ella comprende todo.

“Obviamente, la motiva el enojo. Tiene una personalidad muy espinosa. Definitivamente, fue interesante pasar tiempo con ella y tratar de hallar cosas lindas en ella, porque no quieres un personaje que sea sólo la más molesta de la habitación, quieres encontrarle matices, saber por qué se comporta así”.

CON LA BENDICIÓN DE OBAMA

Dejar el Mundo Atrás fue producida por el ex Presidente estadounidense Barack Obama y su esposa, Michelle, a través de su compañía Higher Ground.

No es la primera aventura del otrora inquilino de la Casa Blanca en Hollywood, pues ya había colaborado en películas como ¿Cuánto Vale mi Vida? y Rustin, pero sí la más simbólica, ya que es un gran admirador de la novela original.

“Es un gran cinéfilo y ama también el libro. Estuvo muy comprometido para que hiciéramos algo bueno. Yo creo que es una de las mentes más brillantes del planeta. Tenía opiniones sobre los personajes, algunos temas y los elementos de desastre.

“Nos dio comentarios desde el guion hasta el día final de postproducción. Aportó sobre muchas cosas, pero principalmente sobre la esencia del filme, que para mí es un cuento precautorio sobre la desconfianza”, explicó Esmail.

Te puede interesar: Nada detiene a Yuri