Aprueba Congreso de CDMX ley contra violencia ácida

811
Aprueba Congreso de CDMX ley contra violencia ácida
  • Las personas que ejerzan violencia ácida en la Ciudad de México podrán hacerse acreedoras hasta a 18 años de prisión.
EDUARDO CEDILLO / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Las personas que ejerzan violencia ácida en la Ciudad de México podrán hacerse acreedoras hasta a 18 años de prisión.

Así lo determinó el Congreso a través de una reforma que modifica, tanto el Código Penal del Distrito Federal, como la Ley de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

Las nuevas disposiciones son conocidas como “Ley Malena”, en honor a María Elena Ríos, saxofonista víctima de agresión con ácido.

“Una iniciativa de Ley que pretende atacar una de las violencias más desgarradoras y más patriarcales que vivimos las mujeres: la violencia ácida. Aquella que pretende marcarnos de por vida, marcarnos como propiedad privada, destruirnos, pretende derrotarnos”, consideró la diputada Marcela Fuentes, secretaria de la Mesa Directiva.

Ella presentó la iniciativa desde el 31 de enero de 2023, misma que estuvo en la comisión durante todo este tiempo y que fue retrasada en su aprobación durante el proceso para intentar ratificar a Ernestina Godoy en la Fiscalía.

La propuesta quedó turnada en la Comisión de Administración y Procuración de Justicia. En enero se intentó aprobar en periodo extraordinario, pero fue pospuesta.

“También se considerará como tentativa de feminicidio, la propuesta considera, por su puesto, a las mujeres trans”, explicó la congresista Ana Francis López.

La reforma añade un capítulo II Bis y se crea el artículo 135 Bis, en el Código Penal, para el nombramiento de las Lesiones por Ataques con Ácido, Sustancias Químicas o Corrosivas.

A los responsables de estas conductas se les impondrán penas de 8 a 12 años de prisión y multa de 300 a 700 veces la unidad de medida y actualización vigente.

Las penas aumentarán en una mitad cuando causen deformidad en el rostro, pérdida parcial del oído, vista, habla, cause una incapacidad, o dañe el ejercicio de la sexualidad. También, cuando la agresión sea en razón de género o las víctimas sean infantes o personas con discapacidad.

A la sesión asistieron víctimas como la saxofonista María Elena Ríos y Marisol Xalapa.

“No son lesiones que se tardan en curar entre 15 y 20 días, no es como dicen los jueces, que solamente necesitamos ‘un facial’. Tenemos las pruebas del crimen en nuestro cuerpo. Nos cambiaron nuestro proyecto de vida, pero ya no más”, dijo Ríos.

Te puede interesar: Repite SNTE pagos a hijo del dirigente en NL