Ataques israelíes a cultivos provocan hambruna

684
Ataques israelíes a cultivos provocan hambruna
  • La ONG Oxfam Intermón ha alertado de que la restricción de ayuda humanitaria, sumada a los ataques israelíes sobre campos de cultivo de la Franja de Gaza dejan en una situación crítica a los palestinos.
EUROPA PRESS / AGENCIA REFORMA

MADRID, ESPAÑA.- La ONG Oxfam Intermón ha alertado de que la restricción de ayuda humanitaria, sumada a los ataques israelíes sobre campos de cultivo de la Franja de Gaza dejan en una situación crítica a los más de 300.000 palestinos que aún a día de hoy habitan el norte del enclave a pesar del rastro de destrucción en la zona.

“El riesgo de genocidio está aumentando en el norte de Gaza porque el Gobierno de Israel está ignorando una de las disposiciones clave de la Corte Internacional de Justicia: proporcionar servicios básicos y asistencia humanitaria que se necesitan con urgencia”, ha dicho el responsable de Oriente Próximo y Norte de África de Oxfam Intermón, Sally abi Khalil.

Según estimaciones de la Asociación Palestina de Desarrollo Agrícola (PARC), socia de Oxfam y una de las organizaciones locales centradas en la agricultura gazatí, casi una cuarta parte de las explotaciones agrícolas del norte de Gaza han sido completamente destruidas por Israel.

Durante los primeros compases de la guerra, desatada a comienzos de octubre tras una serie de ataques del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) contra Israel, las tropas israelíes arrasaron invernaderos y edificios, así como el 70 por ciento de la flota pesquera de Gaza.

En este contexto, la Franja de Gaza se ve abocada a perder lo que se considera es “la época dorada de la producción”, según alerta el director de operaciones de PARC en Gaza, Hani al Ramlawi, que denuncia que Israel incluso ataca “directamente” a aquellos agricultores que tratan de labrar sus tierras.

“Las exportaciones agrarias o han sido destruidas o se ha hecho imposible el acceso a ellas, porque cualquier agricultor que intente hacerlo es atacado directamente por las fuerzas israelíes. Y sin agua y sin electricidad, las tierras de cultivo no significan nada”, ha recalcado Al Ramlawi.

Así, Al Ramlawi ha reprochado que los 300.000 palestinos que aún viven en el norte de Gaza han estado prácticamente aislados durante los últimos cuatro meses, “abandonados por una respuesta humanitaria internacional que se ha comprometido a no dejar nunca a nadie atrás”.

“El paisaje es una destrucción total. Los agricultores, la gente, los animales no tienen nada. Los requisitos mínimos para seguir con vida no existen en el norte de Gaza”, ha lamentado el director de operaciones de PARC en Gaza.

Antes del inicio de las operaciones militares en la Franja de Gaza, el sector agrícola local producía el equivalente a más de 575 millones de dólares anualmente, por lo que la pérdida de cultivos “no solo exacerba la ya terrible situación humanitaria, sino que tendrá graves impactos a largo plazo”.

“Los precios de los alimentos están disparados, la mayoría de la gente en el norte de Gaza no puede comprar productos básicos. Un kilo de harina ha pasado de cinco séquel a 180 –de 1,27 euros a 45,5–. ¿Quien puede comprar esto?”, ha reprochado un Al Ramlawi que apunta a que un paquete de alimentos es el triple de caro en el norte de Gaza que en Rafá, en el sur del enclave.

DESNUTRICIÓN AVANZADA, MENORES CON EMACIACIÓN

Así las cosas, la desnutrición avanza en la Franja de Gaza, donde ya hay informes de muertes por inanición. Organizaciones consultadas por Oxfam hablan de que parte de la población local bebe agua del retrete, come plantas silvestres y utiliza el forraje para animales para hacer pan. La situación de hambre es “catastrófica”.

De hecho, la organización Juzoor –que ha llevado a cabo exámenes nutricionales a más de 1.700 niños del norte de la Franja de Gaza– ha alertado de que cerca del 13 por ciento de los menores sufría desnutrición aguda. Cerca de un tres por ciento de los niños examinados además padecía emaciación grave y bajo peso.

“Esta es una condición que pone en peligro la vida”, ha señalado el director de Juzoor, el doctor Umaiyeh Khammash, que exige que estas personas sean atendidos en instalaciones preparadas, en un centro sanitario o a través de un programa de alimentación específico. Ninguna de estas infraestructuras y programas existe ahora en el norte de Gaza.