Sigue entrampado el caso de Tajamar

341
  • Está en suspenso la restauración de Malecón Tajamar.
MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- A más de 12 años de que se perpetró la ilegal tala y remoción de manglar sobre casi 59 hectáreas del malogrado “Proyecto Malecón Tajamar”, sigue sin ser restaurado el daño ambiental.

La Comisión Nacional Forestal (Conafor) fue condenada a restituir la vegetación removida en los 44 lotes en que se dividió el extinto proyecto inmobiliario, en una sentencia inapelable que se mantiene en etapa de ejecución.

Este asunto detonó una ola de malestar legal entre ambientalistas y habitantes contra la devastación ambiental del sitio en 2011, que generó mil 188 denuncias de inconformidad de particulares contra el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur).

El caso ha pasado por un largo andar judicial y se mantiene vigente un recurso de inconformidad de cumplimiento de sentencia dictado por el Tercer Tribunal Colegiado, el 28 de febrero de 2019.

Uno de los amparos fue promovido por 13 personas que designaron como representante común a la presidenta de la asociación civil Grupo Ecologista del Mayab, Araceli Domínguez Rodríguez.

Con el juicio de garantías se impugnó la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) con la que se justificó la tala y la remoción de mangle, cuyo caso 17584490 fue sobreseído por el Juzgado Tercero de Distrito, el 8 de junio de 2017.

A las personas quejosas se les desestimó originalmente porque supuestamente carecían de interés legal al no poder acreditar una afectación a sus derechos, pero una instancia superior cambió el sentido de la sentencia para dejar sin validez la autorización condicionada emitida en julio de 2005.

El mismo fallo ordenó a la autoridad ambiental abstenerse de emitir una nueva MIA, y frenar la tala y remoción del mangle.

Ya como parte del juicio, ese mismo juzgado consideró cumplido el fallo protector por parte de la dirección general de Impacto y Riesgo Ambiental de la subsecretaría de Gestión para la Protección Ambiental de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

El caso legal se cerró al avalarse la elaboración de un plan de restitución de vegetación que tuviera opiniones técnicas sobre los predios afectados, exceptuando aquellos que se usaron para vialidades internas que estaban finalizadas, y cuando se consideró que el manglar se estaba regenerando naturalmente.

En el plan se impuso un plazo aproximado de 25 meses a las autoridades, para ejecutar una serie de objetivos generales y particulares, a través de contratar personas físicas y morales, realizar convenios o solicitar apoyo a otras unidades administrativas.

Aunque el programa de trabajo constituyó un primer paso rumbo al cumplimiento de la sentencia protectora, se omitió su implementación y la evaluación de las acciones emprendidas para saber si fueron suficientes en la restauración vegetal.

Otra inconsistencia fue que únicamente se limitó a constatar los daños en 10 de los 44 predios, avalados con una diligencia efectuada en mayo de 2018.

La pelea legal prosiguió para hacer cumplir la orden judicial de restaurar la totalidad de la zona afectada y se constató que no hubo opiniones técnicas suficientes para vincular la afectación con el permiso ambiental, ni tampoco hubo restitución.

Fueron los magistrados que nuevamente cambiaron el fallo de la jueza, que declaró cumplida la ejecución y cumplimiento de la sentencia, que antes ya le había sido corregida.

En esta etapa se ordenó a la Conafor la restitución del manglar, cuyo organismo solicitó una prórroga de 60 días naturales, pero se le concedieron 15.

El organismo gubernamental reconoció que debe realizar visitas de campo y análisis técnicos de los predios a restaurar para evaluar las condiciones ambientales de la zona, debido al tiempo transcurrido.

Un primer paso se dará sobre los predios cuyos propietarios están identificados y que han dado su anuencia para la intervención ambiental.

A la par, se siguen localizando a las empresas y a los particulares dueños de otros predios, o a los anteriores, a los que el Fonatur les transmitió la propiedad.

La búsqueda se realiza en la dirección de Catastro Municipal y en el Registro Público de la Propiedad y del Comercio de Quintana Roo, para que una vez identificados puedan dar su permiso para evaluar y ejecutar las acciones contempladas en el “Proyecto de Restauración Malecón Tajamar”.

En el artículo “Cinco razones para cuidar los manglares” publicado por el Banco Mundial en enero de 2019, se menciona que el manglar es una hilera de bosque que separa la tierra firme del mar, que sirven como un muro natural ante tormentas para prevenir inundaciones y mitigar la erosión del suelo

Estos ecosistemas son ricos en biodiversidad que facilitan la salud de otros adyacentes que proporcionan medios de vida, y —más que un ornamento— son vitales para las personas y claves para el desarrollo.