Borran festejos desapariciones en CDMX

104
Borran festejos desapariciones en CDMX
  • Para las familias de personas desaparecidas el Día de las Madres no es de festejos.
SELENE VELASCO / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Para las familias de personas desaparecidas el Día de las Madres no es de festejos.

“Ya no hay fechas importantes. Mi cumpleaños, la Navidad, ni el Año Nuevo, ni el cumpleaños de mi hermano, ni el 10 de mayo para mi mamá. ¿Por qué nuestras autoridades actúan tan lentamente cuando la vida de una persona desaparecida puede estar en riesgo?”, reprocha Carolina Jiménez, cuyo hermano desapareció el 20 de octubre de 2023, tras salir de casa de su madre en la Alcaldía Álvaro Obregón.

Desde entonces, todos los días Carolina y su mamá salen a repartir volantes con el rostro de su hermano, pegar carteles, colgar lonas y difundir su búsqueda. Hay días en que reconoce que no tienen ganas ni de levantarse, pero las impulsa la urgencia de encontrarlo.

Hoy, ella, su mamá y decenas de madres más, junto a familiares y amigos en la CDMX, que buscan a sus seres queridos, no planean abarrotar restaurantes, no esperan serenatas.

En cambio, saldrán temprano al Monumento a la Madre para manifestarse, para exigir a las autoridades que hagan de la búsqueda de personas desaparecidas una prioridad.

Según cifras oficiales de la Comisión Nacional de Búsqueda, sólo en la CDMX se registran 6 mil 114 personas desaparecidas y no localizadas, en lo que va del actual Gobierno, del 5 de diciembre de 2018 al 9 de mayo de 2024.

Su búsqueda ha sido un interminable proceso de presionar a autoridades para buscar, sufrir revictimización.

Ojalá, enfatiza, para ella y quienes buscan, como el colectivo Hasta Encontrarles, se hubiera activado el grupo de respuesta inmediata que la Policía y la Fiscalía locales usaron para desestimar los señalamientos de un supuesto crematorio.

“Hay un proceso muy doloroso. Son procesos de depresión, de angustia, de ansiedad terribles; la desesperación te viene de golpe y un estado de ánimo de mucha crisis”, añade Carolina.

El mejor regalo para su familia y otras como la de Luis Ángel López, sería reunirse.

Para Rosa, madre de Luis Ángel, quien lo busca desde septiembre de 2018, los días de las madres son dolorosos.

“Es 10 de mayo, el más doloroso, el 10 de mayo no festejamos, marchamos porque nos hacen falta nuestros hijos. Es una forma de hacer visible a la Ciudad de México todos los miles de desaparecidos que hay”, comparte.

La última vez que vieron a su hijo, cuenta, estaba en su casa, en la Alcaldía Tláhuac, cuando sujetos armados ingresaron y se lo llevaron. Aunque desde hace casi seis años rastrearon sus teléfonos en zonas cercanas, apenas esperan que las autoridades hagan la búsqueda.

Ha tenido que buscar, enterrar palas y varillas en barrancos, recorrer calles pidiendo a la gente ayuda para localizar a su hijo y hacer todo lo posible porque autoridades no olviden la búsqueda que ya han retardado.

Ninguna madre tendría que aprender a vivir sin sus hijos y aceptar la desaparición, enfatiza.

“La labor de las madres buscadoras es titánica, porque realmente escarbar la tierra para buscar a un hijo. Esto no lo deberíamos de estar haciendo.

“Hoy por hoy tengo que salir a marchar, hacer visible la foto de mi hijo”, señala.

Te puede interesar: Envía Papa 100 mil euros para población del sur de Brasil