Ven insuficientes políticas antitabaco en CDMX

92
Ven insuficientes políticas antitabaco en CDMX
  • Las políticas públicas a nivel local no han sido suficiente para contrarrestar los problemas que se derivan del tabaquismo.
BERNARDO URIBE / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Las políticas públicas a nivel local no han sido suficiente para contrarrestar los problemas que se derivan del tabaquismo, además de que no han tenido resultados visibles para disminuir el número de fumadores.

De acuerdo con un estudio realizado por la asociación Vapeo Informando y Movimiento Pro Vecinos A.C., el principal problema es que el recurso recaudado por el impuesto sobre las cajetillas de cigarros, aunque se reparte a las entidades federativas, no está etiquetado, por lo que cada estado puede ejercerlo de cualquier manera y no forzosamente en combatir la adicción al tabaco.

A pesar de que la Ciudad de México es una de las entidades con más regulaciones contra la venta ilegal de cigarros y con mayor número de operativos y apercibimientos en contra de establecimientos que incumplen con lo marcado por la ley de salud, los números de fumadores no han disminuido.

José Manuel Márquez, economista y experto en econometría, dijo que uno de los indicadores de dicho estudio fueron los espacios libres de humo y su impacto para desincentivar el consumo, rubro en el que la Ciudad fue la única entidad que tuvo una reducción.

“En la Capital se observó una reducción del 5 por ciento en los fumadores diarios a pesar de ampliar la prohibición a más áreas públicas y hacer que fumar fuera más difícil, aunque es un avance en esta lucha contra el tabaquismo, no es suficiente y no se puede considerar como una victoria”, explicó.

Los especialistas detallaron que los espacios libres de humo tenían dos principales objetivos, evitar la exposición de personas que no fuman y reducir el consumo diario por el tiempo que pasa una persona dentro de estos lugares.

Sin embargo, se observó que, cuándo se compara a los fumadores casuales con los diarios, sí hay reducciones importantes en los consumidores diarios, pero pareciera haber una transición de los diarios a los casuales.

“Sí se está reduciendo el consumo, no precisamente por los espacios libres de humo, sino otras políticas que van más del lado de los impuestos, porque cada vez sale más caro estar fumando un nuevo cigarrillo”, detalló Fernando Briseño, coordinador de la investigación.

Briseño aseguró que, con base en los resultados, la Capital se suma a las entidades cuyas políticas han sido insuficientes, incluso a pesar de que el gobierno sí cuenta con información sobre operativos.

José Manuel Heredia, especialista en políticas públicas, agregó que el principal problema para la regulación de los productos de tabaco proviene de la falta de coordinación entre dependencias, lo que crea un ambiente ineficaz para implementar una política integral de control, diseño y operación.

Por su parte, Luis Fernando Hernández, miembro consultivo de Salud Digna y especialista en derecho sanitario, afirmó que una buena política sanitaria tendría que considerar una mejor difusión para que los consumidores estén informados de todas las alternativas disponibles y consecuencias.

Sobre todo cuando una consecuencia no prevista de la prohibición fue el aumento en la venta de cigarros sueltos, lo cual resulta muy redituable para comerciantes, más aún cuando provienen del contrabando.

Te puede interesar: Inicia desde hoy la veda electoral