NIDO DE VÍBORAS

530
NIDO DE VÍBORAS

POR KUKULKÁN

LA ORFANDAD en que quedó la clase política estatal priista tras perder la gubernatura en 2016, ha obligado a algunos de sus desamparados militantes a buscar cobijo en otros partidos para recobrar el tiempo perdido y retomar sus carreras como personajes públicos, aun cuando algunos de ellos hubieron de enfrentar procesos judiciales e inclusive pisado la cárcel y salir bien librados. 

LOS EJEMPLOS más emblemáticos de estos personajes que andan como almas en pena, son Gabriel Mendicuti Loría y Marciano Toledo Sánchez, ambos ya fueron alcaldes de Solidaridad y nuevamente aspiran a ocupar la silla del Palacio Municipal en Playa del Carmen, pero ahora con la bandera de los partidos Fuerza por México y Movimiento Ciudadano, respectivamente. CON ALTAS posibilidades de dar la batalla en la competencia, e inclusive ganar ante Laura Beristain, aspirante de Morena que busca la reelección en medio de una fuerte desaprobación social por la caótica administración que ha ejercido durante su primer trienio por lo que su principal contendiente, la diputada con licencia Lili Campos, de la megalianza PAN-PRD-PRI-CxQ, impulsa un juicio político en su contra.

BAJO ESTE escenario de competencia cerrada, la elección de Solidaridad del primer domingo de junio próximo sacará chispas de lo reñido que se vislumbra, si además se parte de lo que verdaderamente importa en estos casos: respaldo político y carretas de dinero para la campaña que costará al aspirante triunfador más de 200 millones, que es lo que calculan cuesta ganar la silla del segundo municipio económicamente más importante de Quintana Roo.

MORENA tiene una competencia difícil y aunque está en las preferencias nacionales y estatales, la imposición de Laura Beristain que ha mostrado ser una alcaldesa improvisada, desorganizada, mentirosa y corrupta muy probablemente le será cobrado al partido con el voto de castigo masivo, aun de simpatizantes de Andrés Manuel López Obrador. 

LA CANDIDATA de la megalianza opositora, Lili Campos, “va en caballo de hacienda”, hasta el momento va al frente de la carrera por ser del grupo del gobernador Carlos Joaquín y porque promete aglutinar a todos aquellos electores indefinidos e igual de descontentos que buscan sumarse para impedir, con el voto, su reelección.

MUY ATRÁS en las preferencias de las encuestas que han circulado en el ciberespacio, los candidatos de Fuerza por México, Gabriel Mendicuti, y de Movimiento Ciudadano, Marciano Toledo, tienen suficientes recursos y relaciones político empresariales como para emparejar a la favorita y en una de esas, si es chicle y pega, se cumpla la máxima de los aficionados al hipódromo “caballo que alcanza, gana”.

SERÁ una carrera de velocidad más que de distancia donde tan importante es el linaje pura sangre del caballo como la habilidad del jinete; tanto Gabriel como Marciano saben de eso, tienen experiencia, no hay que descartarlos, mucho menos subestimarlos; después de pisar la cárcel y enfrentar procesos judiciales, Mendicuti se coló a la contienda bajo la bandera de Fuerza por México cuando se le creía ya en el ostracismo.

Y LOS NARANJAS, negados a apostar por cualquier terrícola, están contentos y confiados con haber postulado a un Marciano que todos los días se levanta a hacer deporte rodeado de un nutrido grupo de seguidores, jóvenes generalmente, que le siguen el paso y lo alientan con frases motivacionales de “Sí se puede, sí se puede, sí se puede…”, que él mismo se dedica a difundir por sus redes sociales.

@Nido_DeViboras