Recomienda CNDH indemnización y disculpa en caso de abuso policial en Tulum

358
Victoria
  • La CNDH emitió una recomendación al alcalde de Tulum que compense el daño a las víctimas indirectas del abuso policial contra Victoria Salazar.
IGNACIO CALVA

CANCÚN. Q. ROO.- La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación al alcalde de Tulum, Víctor Mas Tah, por el abuso policial de cinco elementos de la policía municipal que causaron la muerte de Victoria Esperanza Salazar Arriaza.

La recomendación incluye la reparación en forma integral, con una compensación justa y suficiente, del daño ocasionado a las cinco víctimas indirectas del caso, incluida atención médica, psicológica y tanatológica.

Además, el Ayuntamiento deberá impartir un curso de capacitación en materia de derechos humanos al personal de Seguridad Pública y Tránsito que realiza funciones de seguridad pública, con énfasis en las obligaciones establecidas en los Principios Básicos y el Código de Conducta, así como en lo relativo a la prevención de la violencia de género.

Finalmente, si las investigaciones indican que existe responsabilidad administrativa por parte de las autoridades, se deberá incorporar una copia de la recomendación a los expedientes laborales correspondientes, y éstas tendrán que ofrecer una disculpa pública institucional a las víctimas indirectas y familiares.

La CNDH en su momento ejerció la facultad de atracción e inició una queja de oficio para investigar el caso de la muerte de Victoria. Gracias a las evidencias se acreditaron violaciones a los derechos a la seguridad jurídica, a la integridad y seguridad personal, al trato digno y a la vida.

El análisis determinó que no existen datos que permitan considerar que las autoridades responsables cumplieran con las formalidades para realizar la detención de la víctima o que ésta hubiera incurrido en alguna conducta que justificara su aseguramiento y las maniobras que llevaron a su muerte.

Victoria Salazar Arriaza era una mujer salvadoreña que en 2016 solicitó asilo en nuestro país, junto a sus dos hijas.

El 27 de marzo de este año, murió víctima de lesiones al ser sometida bajo el argumento de que se encontraba causando desorden en la vía pública.

Pese a los lamentos de la víctima, los oficiales no brindaron ayuda aún presenciando el uso de violencia excesiva, lo que la CNDH considera que incumple con los estándares establecidos en instrumentos internacionales, como los “Principios básicos sobre el empleo de la fuerza y de armas de fuego por los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley” y el “Código de conducta para funcionarios encargados de hacer cumplir la ley” de la Organización de las Naciones Unidas.

Te puede interesar: Piden empresarios reducción de impuestos