NIDO DE VÍBORAS

1047
NIDO-BILLETAZO-P

POR KUKULKÁN

EL TINGLADO que las dirigencias nacionales del PRD y del PAN le tendieron a Roberto Palazuelos para sacarlo de la contienda por la candidatura a gobernador de Quintana Roo como parte de la alianza “Va por Quintana Roo”, no estuvo bien operado políticamente y lejos de alcanzar su objetivo no sólo hicieron más grande al actor, sino que se lo pusieron en “charola de plata” al partido Movimiento Ciudadano, que ahora tiene en sus manos la gran oportunidad de hacerse de un tercer estado, después de conquistar Jalisco y Nuevo León.

AL INTERIOR del PRD hay descontento con la decisión que asumió el presidente nacional Jesús Zambrano a quien los inconformes señalan de haber negociado la candidatura con Jorge Emilio “El Niño Verde” para entregársela a su candidata Laura Fernández Piña por la cantidad de 100 millones de pesos —otra versión asegura que fueron 150 millones—, dinero que debe estar doliendo mucho al mecenas que lo desembolsó porque no lograron frenar a Palazuelos, quien se les ha vuelto jabonoso.

DESDE el viernes pasado, 24 horas después de que el PRD le informó que no había sido favorecido por la encuesta de Parametría, el actor en retiro se registró como aspirante a la contienda interna por la candidatura de Movimiento Ciudadano y ese mismo día su presidente nacional Dante Delgado instruyó a su equipo para hacer el cambio de género en Aguascalientes postulando una mujer y en Quintana Roo un hombre, en este caso Roberto Palazuelos quien gracias a sus adversarios se ha convertido en un verdadero peligro al convertirlo en víctima atropellando su derecho a aspirar a ser gobernador.

TODAVÍA la dirigencia nacional del PRD trató de convencer a Roberto Palazuelos de que aceptara la candidatura a diputado por el Distrito Electoral 9 así como la promesa de la candidatura para la presidencia municipal de Tulum, en dos años, además la primera diputación plurinominal para garantizarle el escaño en el Congreso local, lo cual obviamente rechazó. Al inicio de la contienda el propio Zambrano declaró que esta elección representaba una disyuntiva para el partido porque se jugaba su existencia, de modo que buscaría un candidato ganador para conservar el registro… pero las circunstancias lo llevaron a otra disyuntiva: ¿registro o dinero?

PARA tratar de remediar la mala operación política —la económica fue todo un éxito—, las dirigencias del PAN y PRD buscaron inmediatamente impugnar su participación en dos procesos de selección interna “simultáneos” para gobernador del estado, pero se encontraron con que no hay documentos que legalmente comprueben que Palazuelos solicitó participar como aspirante porque él fue invitado como ciudadano y a la dirigencia nacional del sol azteca se le pasó ese pequeño detalle, no hay documentos ni firmas porque siempre se le vio como atractivo para cotizar más alta la negociación.

POR SUERTE los “avispados” ciudadanos, que ya no se dejan engañar tan fácilmente, saben que la candidatura de Laura Fernández por la alianza “Va por Quintana Roo” es una simulación del Partido Verde que la contempla como su “Plan B” en caso de no obtener el triunfo a través de la alianza “Juntos Haremos Historia”, aunque ese escenario está muy lejos de convertirse en realidad porque hasta ahora la virtual candidata de Morena, Mara Lezama Espinosa, sigue siendo la favorita de las encuestas.

EL DEBATE en la política local se centra en la toxicidad que representa el grupo de Jorge Emilio González “El Niño Verde”, aliado al ex gobernador priista Félix González Canto, mentor de Laura Fernández, quienes buscan seguir medrando con el poder para hacer negocios privados, precisamente lo que el gobierno de la Cuarta Transformación se ha planteado combatir, la separación de los negocios públicos de los privados. 

FRUSTRADO su sueño de convertirse en gobernador desde hace dos décadas, El Niño Verde ha venido controlando el poder político en Benito Juárez y Puerto Morelos gracias a su entreguismo con los gobiernos en turno, independientemente de la ideología política. Primero lo posicionaron los panistas Vicente Fox y Felipe Calderón, pero al regresar el PRI a Los Pinos con Enrique Peña Nieto, el líder verde ecologista tuvo carta abierta y el propio presidente de la república pidió al gobernador en turno, Roberto Borge Angulo, que le entregara a Jorge Emilio las estructuras del PRI de estos municipios lo cual fue cumplido al pie de la letra y significó el suicidio del tricolor en la entidad.

AHORA el presidente Andrés Manuel López Obrador pretende cumplirle su capricho a El Niño Verde a través de una gobernadora ‘a modo’ en pago a los arreglos legislativos para que la bancada del partido del tucán siga votando a favor las espinosas iniciativas presidenciales en ambas cámaras del Congreso de la Unión. Mucho dependerá de la movilización social que impida que el estado de Quintana Roo siga siendo moneda de cambio de acuerdos nacionales, sin importar la afectación a los locales.

@Nido_DeViboras