Con menor calificación, pero cárceles aprueban

342
Con menor calificación, pero cárceles aprueban
  • En conjunto, las cárceles en el estado tienen un puntaje de 6.04. Las de Cancún y Playa del Carmen fueron las peores calificadas en la entidad.
OMAR ROMERO

CANCÚN, Q. ROO.- El sistema penitenciario de Quintana Roo retrocedió en su calificación dentro del Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria al obtener 6.04, sin embargo, por cuarta ocasión consecutiva aprobó esta revisión que cada año lleva a cabo la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

El Organismo Nacional revisó el año pasado 250 de los 287 establecimientos penitenciarios que operan en el país y que son administrados por autoridades estatales, militares y federales, con lo que buscan visibilizar las deficiencias y áreas de oportunidad a fin de no vulnerar los derechos humanos de las personas en reclusión.

De acuerdo con los resultados, las cárceles del estado mostraron un descenso en su evaluación de manera general, ya que en 2021 recibieron 6.04, en 2020 alcanzó 7.0, en 2019 aprobó esta revisión con un 6.44, en 2018 por primera ocasión recibió una evaluación positiva al alcanzar 6.10, en 2017 reprobó con 5.03, en 2016 tuvo 4.69, y en 2015 fue 4.43.

En esta ocasión, el personal de la CNDH sí visitó los cuatro centros: Cancún, Chetumal, Cozumel y Playa del Carmen, reprobando de manera particular los módulos de Benito Juárez y Solidaridad.

El establecimiento de Cancún registró una calificación reprobatoria de 5.3, cuando en la revisión de 2020 alcanzó 6.81, por lo que debe existir una mayor atención en el hacinamiento, la sobrepoblación, en deficiencias de servicios de salud, alimentación y en las condiciones materiales e higiene de instalaciones para alojar a las personas privadas de la libertad, entre otros.

Sí existe una apropiada separación entre hombres y mujeres, hay reglamentos, manuales, lineamientos, atención a personas LGBTTTI y a quienes viven con VIH/SIDA.

El módulo ubicado en Chetumal consiguió un 6.09 y según el diagnóstico tiene que mejorarse la deficiencia en la atención a personas privadas de la libertad en condiciones de aislamiento, en los servicios de salud y la alimentación, el hacinamiento, así como la insuficiencia de vías para la remisión de quejas de probables violaciones a los derechos humanos y la sobrepoblación.

Existe una deficiencia en la separación de procesados y sentenciados, nulos procedimientos para la imposición de sanciones, inexistencia de actividades educativas, mientras que la CNDH encontró que sí hay integración y funcionamiento del Comité Técnico y una adecuada atención a personas LGBTTTI.

Al centro penitenciario de Playa del Carmen se le asignó una calificación reprobatoria de 5.54, cuando en el informe correspondiente al 2020 alcanzó 7.19, y en este módulo se debe poner más atención en las deficiencias en los servicios de salud, el hacinamiento, insuficiencia de programas para la prevención y atención de incidentes violentos y la sobrepoblación.

Se observó una supervisión del funcionamiento del Centro por parte del titular, inexistencia de cobros (extorsión y/o sobornos), integración del expediente técnico jurídico, integración y funcionamiento del Comité Técnico y atención a personas LGBTTTI.

Mientras que el inmueble localizado en Cozumel obtuvo 7.21 y es el mejor evaluado, aunque cuenta con deficiencias en la alimentación, no hay condiciones materiales y de higiene de la cocina y/o comedores, inadecuada clasificación de las personas privadas de la libertad, inexistencia de actividades laborales y de capacitación.

En tanto, se observó una adecuada atención de las personas privadas de la libertad en condiciones de aislamiento, prevención de violación a derechos humanos, programas para la prevención y atención de hechos de violencia, además de supervisión del funcionamiento del centro por parte del titular, no hay autogobierno y el personal está capacitado.

Te puede interesar: Activan ‘juicio político’ por concesionar basura