Analiza Grandes Ligas cambio de sede para los Athletics y Rays

273
Analiza Grandes Ligas cambio de sede para los Athletics y Rays
  • Grandes Ligas deberá llegar a un acuerdo con Oakland y Tampa Bay, para la construcción de nuevos estadios o podrían considerar una reubicación de las franquicias.
STAFF / LUCES DEL SIGLO

CANCÚN, Q. ROO.- El comisionado de las Grandes Ligas, Rob Manfred insistió que los Athletics y los Rays deberán llegar a un acuerdo con Oakland y Tampa Bay, respectivamente, para la construcción de nuevos estadios o podrían considerar una reubicación de la franquicia, a corto plazo. Ambos equipos pasaron por disputas con los gobiernos locales por sus inmuebles.

Los A’s tienen el comodato el Coliseum hasta el 2024 y han jugado en la bahía desde 1968. “La condición del estadio es un problema realmente serio para nosotros. Lo he dicho, esto no es noticia. No es una instalación con calidad de Grandes Ligas de momento”, afirmó Manfred.

El gobierno de Oakland quiere que se apruebe un proyecto de construcción frente al mar en Howard Terminal, que tendría un costo superior a los mil millones de dólares. De acuerdo con la agencia AP, este año deberán votar esta propuesta.

Los propietarios de Athletics exploraron la posibilidad de mudarse a Las Vegas, como lo hicieron los Raiders de la NFL.

Mientras que los Rays cuentan con un contrato de arrendamiento en el Tropicana Field, de St. Petersburg hasta 2027. La franquicia propuso a la MLB dividir su temporada entre Miami y Montreal como sedes.

Manfred reveló que no ha tenido contacto con los dueños del equipo para ver si hay avances sobre la posibilidad de hacer otro estadio, en la misma sede o en otra parte de Florida. “Hay una variedad de factores que deben tomarse en cuenta, si esto va a ser en St, Pete o Tampa”, señaló.

Los problemas con las sedes para A’s y Rays provocaron que las Grandes Ligas pospusiera la propuesta de expandirse de 30 a 32 equipos en los próximos años, hasta que tengan nuevos inmuebles.

Te puede interesar: Andrey Rublev reclama ‘indiferencia’ de Wimbledon