Padecen por bullicio de antros 

325
Padecen por bullicio de antros 
  • Los sonidos de trompetas, teclados o baterías durante la madrugada son una constante para vecinos de Coyoacán y Miguel Hidalgo.
ALEJANDRO LEÓN / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Los sonidos de trompetas, teclados o baterías durante la madrugada se han convertido en una constante para vecinos de Coyoacán y Miguel Hidalgo.

 Los habitantes señalaron que conciliar el sueño es ya un problema. Además, de lidiar con el ruido, batallan con los gritos de los comensales y el ruido de los motores de los autos que buscan estacionar frente a sus casas.

Agregaron que padecen por los restaurantes y bares que exceden los horarios de funcionamiento permitidos. Los casos se presentan en zonas de impacto vecinal o de uso habitacional, donde hay algunos negocios que prolongan su operación hasta las 05:00 o 06:00 horas del día siguiente.

Operan en horario de antros

María Teresa Ruiz, vecina de Polanco, expuso que hay establecimientos en Masaryk que operan como antros, pese a que no está permitido, al tratarse de un uso de suelo de impacto vecinal.

“Los residentes de Polanquito se quejan mucho del ruido porque al ser lugares que no están permitidos y que no tienen las adecuadas instalaciones como son la sonorización, los vecinos oyen todo el ruido de la música a todo volumen”, expresó.

 Para acabar con el estruendo, una de las medidas más recurrentes de los habitantes es llamar a una patrulla. Al lugar llegan policías para exhortar a los encargados a disminuir el volumen. Los encargados lo hacen, pero de manera momentánea.

Denuncian vecinos establecimientos

En tanto, en el centro de Coyoacán, los residentes han decidido ir en grupos de cuatro personas para invitar a los trabajadores de establecimientos a bajar el sonido de la música.

En videograbaciones que han hecho los propios colonos, se observa cómo en la noche deben lidiar con los usuarios de los negocios, quienes se molestan por la petición.

“El sonido, el bullicio, los gritos, las peleas, al final, invaden la privacidad de los hogares”, dijo César Alegría, vecino de la Colonia Del Carmen.

Obdulio Ávila, director de Gobierno y Asuntos Jurídicos de Coyoacán, explicó que tras una reunión que tuvieron el 24 de agosto, los vecinos de Coyoacán les dieron un plazo de 30 días para conocer el estado que guardan 16 establecimientos que denunciaron, entre ellos bares y restaurantes.

Mientras tanto, mencionó, viernes, sábados y domingos destinan hasta las 03:00 horas a trabajadores de la Alcaldía para vigilar que los establecimientos cumplan con los decibeles autorizados.

“El compromiso es que vencido ese plazo, se pueda dar la información a los vecinos de cuál es el estatus que tienen”, explicó.

Te puede interesar: Defiende Sheinbaum la reforma electoral