Reconocerán a afrodescendientes en Hanal Pixán

153
Reconocerán a afrodescendientes en Hanal Pixán
  • Se llevará a cabo este lunes, martes y miércoles, habrá una serie de actividades, entre ellas, altares, stands de artesanos y una procesión.
OMAR ROMERO

CANCÚN, Q. ROO.- Con el Hanal Pixán se pretende reconocer también a las personas afrodescendientes, indicó Valentín Franco Colín, encargado de despacho del Instituto de la Cultura y las Artes del municipio de Benito Juárez.

Dijo que como parte de la segunda edición de este festival que se llevará a cabo este lunes, martes y miércoles, habrá una serie de actividades, entre ellas, altares, stands de artesanos y una procesión.

“Sobre todo vamos a visibilizar por primera vez a la tercera raíz de México, los afrodescendientes. En este caso, vamos a presentar una danza de Cuajinicuilapa, Guerrero, que es la danza de los diablos”.

Expresó que esta danza se baila precisamente el 1 y 2 de noviembre y su origen radica en que traían un barco de esclavos, se iba a hundir y la dueña de esta embarcación decidió otorgarles su libertad para salvarlos.

En honor a esta acción y al Dios Ruja (dios negro que se honraba e invocaba para pedir ayuda y librarse de la esclavitud), los afrodescendientes llevaron a cabo esta danza, que podrá observarse durante el Hanal Pixán.

Sostuvo que la intención de involucrar estos espectáculos y abarcar otras comunidades se debe a que Cancún es diversidad.

Incluso, en este destino turístico existe una Federación de Guerrerenses, es decir, una unión de asociaciones y también por ese motivo pretenden reconocer a las personas originarias de aquella entidad.

El Hanal Pixán se llevará a cabo este 31 de octubre, 1 y 2 de noviembre a partir de las 17:30 horas, donde la gente podrá recorrer los cinco pabellones que se instalarán, entre ellos el de bazar, con la participación de 157 artesanos.

Uno con teatro guiñol y pintacaritas para los pequeños, un pabellón de alimentos, donde se encontrará gastronomía de todas las regiones del estado, uno cultural, con la participación de 53 escuelas y asociaciones con sus altares y otro con catrinas de tamaño real y un cementerio.

Un elemento del Ejército ofrecía desde el Campo Militar No. 1 equipo táctico, armas y granadas a un cártel del narcotráfico.