Se resisten a Tren Maya en 5 ejidos del sur

773
Se resisten a Tren Maya en 5 ejidos del sur
  • En Tramo 6 es donde más dificultades encuentra el gobierno para su obra. Habitantes temen ser engañados con la venta de terrenos.
DALILA ESCOBAR

CIUDAD DE MÉXICO.- A poco más de un año de que se cumpla el plazo de entrega del Tren Maya, hay más de cinco ejidos que aún muestran desacuerdo por vender sus terrenos al gobierno federal para concluir una de las obras prioritarias de la administración presidencial.

Todos los casos se suman al único que exhibió el presidente Andrés Manuel López Obrador el pasado 17 de octubre, al informar que en el Tramo 7, en la zona que va de Xpujil a Chetumal, hay cinco ejidos por los que podría quedar trunca esta obra, la única que falta para concluir su gobierno.

De acuerdo con ambientalistas que recorren las regiones por donde pasará el Tren Maya, en el Tramo 6 también hay inconformidades de los ejidatarios por la venta de sus territorios para que el gobierno federal introduzca el Tren.

Ambos Tramos: 6 y 7 están a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional y son los que más atraso presentan.

“El ejido Chunyaxché y Anexos, con quienes nosotros estamos trabajando temas relacionados con la biodiversidad, es el mismo ejido que hoy ellos dicen que fueron engañados por el gobierno federal cuando vendieron terrenos para el aeropuerto de Tulum”, indicó una ambientalista que pidió el anonimato por el hostigamiento que ha sentido por parte de autoridades federales.

Esta región está conformada por 604 ejidatarios y colinda con la Reserva de la Biósfera de Sian Ka’an.

Estos dos casos no han sido los únicos que han registrado una tardanza en la adquisición de predios. De acuerdo con información expuesta por los correos hackeados a la Secretaría de la Defensa Nacional, por el grupo autodenominado “Guacamaya”, hasta el 16 de agosto en el Tramo 6, siete de 17 ejidos no habían sido liberados.

Los ejidos donde no hay liberación de acuerdo a este reporte oficial son: Tulum, Chunyaxché y Anexos (mencionado por la activista), Felipe Carrillo Puerto, Buenavista, Aarón Merino Fernández, Chetumal y Juan Sarabia.

Y aunque ocho están liberados: Xmaben y anexos, Xhazil, Andrés Quintana Roo, Reforma Agraria, El Cafetal, Chac-Choben, Pedro Antonio de los Santos y Bacalar, hasta el 16 de agosto dos de estos ejidos no se habían pagado: Reforma Agraria y Pedro Antonio de los Santos.

Dos ejidos más estaban parcialmente liberados: Tres Reyes y Santa Elena, ambos están reportados como ya pagados. Quedaban pendiente por liberar, en total, 130.452 kilómetros, más de la mitad de los 204.91 kilómetros que implica el reporte, aunque en el plan original del Tren Maya en el Tramo 6 son 254 kilómetros de Tulum a Bacalar.

La activista informó que los ejidatarios Chunyaxché y Anexos no quieren vender sus terrenos por sentirse ofendidos porque en un inicio el gobierno federal les ofreció pagar 40 pesos por metro cuadrado para hacer el aeropuerto en la zona de Felipe Carrillo Puerto y les prometieron que no habría una burbuja inmobiliaria y por lo tanto especulación.

“Que no iban a permitir desarrollos que sobrevaluaran el costo. A las dos semanas de que vendieron apareció un nuevo desarrollo vendiendo el metro a más de mil pesos, entonces claro que los ejidatarios están furiosos”, indicó.

La especialista en medio ambiente agregó que es una zona que vendió “muy barato, les ofrecieron que iban a bloquear la burbuja inmobiliaria, es decir que ellos no habrían salido perdedores, eso se los prometió el gobierno federal y a las pocas semanas de que ellos vendieron se empezó el aeropuerto y los terrenos se están vendiendo en más de mil pesos el metro cuadrado, y a ellos les pagaron 40, entonces ellos están enojadísimos en serio”.

En una asamblea del sábado 1 de octubre de 2022, “nosotros íbamos a ir para revisar un tema de polígonos y nos pidieron que no fuéramos porque se iban a pelear con el gobierno federal”.

Ahí se dirigieron a las autoridades federales para decirles que no venderán sus terrenos para el paso del Tren Maya, “esta asamblea va a ser muy compleja porque viene el gobierno federal y no les vamos a dar el permiso para el Tren porque no queremos otro engaño”, indicó un ejidatario a la activista.

Por esta razón consideran que el presidente Andrés Manuel López Obrador no ha sido preciso en sus declaraciones, porque no ha abordado el asunto de esta comunidad del Tramo 6, mismo que tampoco es un tema de dirigentes sino de todos los ejidatarios.

El 17 de octubre de este año, durante la conferencia de prensa en Palacio Nacional, sin cuestionamiento al respecto, el presidente López Obrador dijo: “Los dirigentes, aclaro, no los campesinos, los comisariados —no los estoy acusando, nada más estoy informando— no quieren que pase el Tren; o sí quieren, pero están condicionando a que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes les pague una indemnización de cuando se construyó la carretera de Escárcega a Chetumal”.

Agregó que su decisión es negativa dado que la carretera se construyó a finales de los 60, es decir, es una demanda de hace más de 50 años y pidió verificar si dichos ejidos ya estaban formados en ese entonces. “Pero los dirigentes dicen: ‘No, aquí no pasan si no nos pagan la indemnización de cuando se hizo la carretera de Escárcega a Chetumal’”.

El mandatario federal, que en otras ocasiones ha dicho que con esta obra se hace justicia social, en este caso afirmó: “Con todo respeto, ya les mandé a decir a algunos de por allá de qué querían su nieve. Pero aquí es querer hacer su agosto. Independientemente si se pagó o no se pagó, pues hay que ver si tienen ellos la razón (…) No es que ‘aquí no pasas si no me das tanto’, eso no se puede, ya eso es corrupción, que quede claro”.

Atribuyó que esas negativas se deben a que no se toman las decisiones mediante asambleas y dijo estar seguro de que si se convoca a asamblea, los ejidatarios dirían que sí quieren el Tren Maya, por lo que aseguró que se trata de “dirigentes charros que están queriendo sacar provecho”.

El jefe de Ejecutivo aclaró que no pagarán más de lo que establezca un avalúo: “Y que, si es cierto de que hace 50 años hicieron la carretera no los indemnizaron, que entonces, además del avalúo, se considere un porcentaje (…) Si no se acepta, pues nos vamos por el derecho de vía, ahí hay 40 metros, y ya de Chetumal a Escárcega es una sola vía, es Chetumal a Cancún y de Cancún a Mérida, son dos vías, se requiere más terreno, pero acá es una sola vía y sí podemos acomodar el tren en los 40 metros, la carretera y el tren”, indicó en primera instancia.

Enseguida fue más tajante: “Y sí aun así hay bloqueos y no nos dejan, se queda el tren hasta Xpujil y no hay tren de Xpujil a Chetumal, nada más que se va a saber quiénes fueron los responsables de detener esta obra, así de claro”.

Un elemento del Ejército ofrecía desde el Campo Militar No. 1 equipo táctico, armas y granadas a un cártel del narcotráfico.