NIDO DE VÍBORAS

2380

Por KUKULKÁN

EN UN AUDAZ movimiento hacia la inclusión y la diversidad, Morena se quitó la presión de sus militantes en Quintana Roo que esperaban figurar en alguna de las planillas que integrarán los próximos Cabildos en los municipios de Benito Juárez, Solidaridad, Cozumel y Othón P. Blanco. La normativa reciente, que exige la inclusión de representantes de diversos sectores sociales vulnerable en las planillas para la elección de cargos municipales y diputaciones locales, se ve como un reflejo de la evolución democrática y un espejo de la rica composición social del estado, a nivel de la burbuja del partido, aunque también por la urgencia de encontrar medidas antes de que se les desbordaran las pasiones.

CON EL 44% de su población identificándose como indígena, Quintana Roo se destaca como un bastión de la riqueza cultural ancestral. Sin embargo, esta proporción significativa no siempre ha encontrado su eco en los pasillos del poder. La nueva medida busca no solo reconocer, sino empoderar a estas comunidades, otorgándoles voz y voto en las decisiones que afectan su presente y futuro de estos cuatro municipios (de un total de once) que concentran la mayor población del estado.

EL SEGUNDO enfoque es hacia los jóvenes, que constituyen el 32.4% de la población estatal, es igualmente revolucionario. En una era donde la juventud demanda cambios sustanciales en los enfoques tradicionales hacia la política y la gestión pública, incluirlos directamente en las esferas de decisión no sólo es necesario, sino estratégico. Este grupo, vibrante y lleno de ideas frescas, es esencial para inyectar energía renovada y perspectivas innovadoras en el tejido político de Quintana Roo.

LA INCLUSIÓN de al menos un miembro de la comunidad LGBTTTIQ+ en las planillas es otro paso audaz hacia la representación equitativa. En un país donde la media nacional de personas que se identifican como parte de esta comunidad es del 5%, Quintana Roo se posiciona como un faro de inclusión y respeto por la diversidad sexual y de género, reconociendo la importancia de que todas las voces sean escuchadas en el diseño de políticas públicas.

NO MENOS importante es la representación que se debe dar también a las personas con discapacidad y los adultos mayores, sectores que frecuentemente se encuentran marginados de las discusiones políticas, a pesar de enfrentar desafíos únicos que requieren atención especial y políticas adaptadas a sus necesidades. Cada uno de estos sectores tendrá su espacio en las fórmulas de las planillas que se constituyeron para competir por el cargo de presidente municipal, síndico, regidores o diputados locales.

ESTA iniciativa, lejos de ser un simple ajuste normativo, es un llamado a la acción para que la política en Quintana Roo y, por extensión, en México, sea un reflejo más fiel de su sociedad: diversa, vibrante y rica en cultura y perspectivas. Es un paso hacia adelante en la construcción de un estado más inclusivo, donde cada individuo, independientemente de su origen étnico, edad, capacidad o identidad de género, pueda ver sus intereses y necesidades reflejados en la agenda política.

SIN EMBARGO, la inclusión por decreto no garantiza por sí sola una representación efectiva. Será fundamental que los representantes electos bajo estas nuevas normativas se asuman, sí, como símbolos de la diversidad, pero sobre todo como agentes activos de cambio, comprometidos con la defensa de los intereses de sus comunidades y con la promoción de un diálogo constructivo y empático entre todos los sectores de la sociedad quintanarroense.

HABRÁ que esperar qué tanto se respetan estas normativas electorales, sobre todo de parte de los líderes que pueden envolverse en la bandera de la inclusión para sacar beneficios propios. La política en Quintana Roo está ante una oportunidad histórica de liderar con el ejemplo, mostrando que la inclusión y la diversidad son más que valores deseables, son indispensables para una democracia saludable y representativa. La implementación efectiva de estas medidas puede marcar para el estado el comienzo de una nueva era de gobernanza inclusiva.

@Nido_DeViboras