Logran ‘Escape’ perfecto

142
  • Alejandra Barros y Faisy presentaron este fin de semana la obra ‘Escape Room’, que les valió una ovación.
PAULA RUIZ / AGENCIA REFORMA

MONTERREY, NL.- La carrera es contra el tiempo.

Tienen sólo 60 minutos para salir “vivos” del Escape Room, a donde cuatro amigos con la idea de divertirse y poner a prueba su inteligencia, entran gustosos, pero ninguno de ellos se imagina lo que en realidad les espera.

Este fin de semana, el público regio se adentró “al juego” entre Faisy, Alejandra Barros, Mariazel y Paco Rubio, protagonistas de Escape Room, la comedia que tienes toques de suspenso y terror.

La obra de Joel Joan y Héctor Claramunt, que ya se presentó en temporada con gran éxito en Barcelona, Madrid y Perú, y que en la Ciudad de México se estrenó hace ocho meses bajo la producción de Morris Gilbert y Claudia Carrera, se presentó con éxito en Monterrey.

Durante las dos funciones, a las 17:30 y 20:00 horas, en el Auditorio San Pedro, los asistentes disfrutaron de las vertiginosas actuaciones de este cuarteto durante la hora y media que dura la obra.

No hubo descanso para ninguno de los actores porque desde que aparecieron en escena comenzó “el juego”… y no paró. La puesta no tiene intermedio.

La historia se desarrolla en una sala donde hay una guillotina, brazos humanos y hasta un proyector de cine. Todo comienza cuando Lalo (Faisy) les quiere presentar a su novia Marina (Mariazel) a sus amigos Vicky (Alejandra Barros) y Ray (Paco Rubio).

Y le parece buena idea vivir juntos la experiencia del Escape Room, donde saben que tienen que poner a prueba su inteligencia para resolver los acertijos y salir “vivos” de la sala.

La tensión se empieza a apoderar de los amigos cuando, lo que es un juego, se convierte en una peligrosa amenaza.

Los acertijos en realidad los ponen a prueba a ellos: el noviazgo de Lalo y Marina, así como el supuesto matrimonio feliz de Vicky y Ray.

Durante el desarrollo de la trama, en la habitación hay un reloj que marca en cuenta regresiva el tiempo para llegar al final, lo que añade más presión al juego.

La diferencia de ideas y personalidad, además de los secretos expuestos por los personajes, son los grandes ingredientes del texto.

Los cuatro actores lograron contagiar con su trabajo escénico a la audiencia, con un timing y trazos en escena precisos.

Las constantes risas del público a lo largo de la trama fueron como un elogio al trabajo de los protagonistas que recibieron una ovación al final de la función de las 17:30 horas.

Te puede interesar: Un nuevo Peter Pan