Trabajan, por fin, agenda legislativa

118
Trabajan, por fin, agenda legislativa
  • Lo que debería ser lo cotidiano, en Donceles se volvió algo extraordinario: legislar.
GLADYS FERRER / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Lo que debería ser lo cotidiano, en Donceles se volvió algo extraordinario: legislar.

Tras cinco semanas sin aprobar un solo dictamen, el Congreso de la Ciudad de México, por fin, logró dictaminar y hasta terminar una sesión completa.

“Fue una sesión donde tuvimos tres dictámenes, los tres de la Comisión de Bienestar Animal y creo que son temas importantes e interesantes”, afirmó la presidenta de la Mesa Directiva, Gabriela Salido.

El último periodo de la Segunda Legislatura ha destacado por la falta de productividad, más que por la presentación de iniciativas y propuestas novedosas.

Tan es así, que el Congreso de la Ciudad no lograba presentar un dictamen desde el 21 de marzo, cuando se aprobó la creación del tipo penal por Corrupción Inmobiliaria, una iniciativa del Jefe de Gobierno, Martí Batres.

Ayer, REFORMA publicó que abril fue el mes menos productivo de la Legislatura, con sesiones sin dictámenes, varias reventadas y sólo un par concluidas hasta el final.

“Ya se hizo común, ya se hizo regla que esta Legislatura está para cobrar y no para legislar, porque los cheques siguen saliendo, los cheques de los diputados siguen saliendo, pero no hay dictámenes”, afirmó la vicecoordinadora del PRD, Polimnia Romana.

Tras terminar el mes con una sesión que no logró realizarse por la falta de quórum, había incertidumbre en la cita de ayer.

Pero los diputados fueron llegando poco a poco y para las 10:24 horas, más de una hora 20 minutos después de la cita oficial, ya sumaban 39 presentes; así arrancó la sesión.

Fue una sesión cordial y sin confrontación; pero en Donceles ya se tenía planeado un orden del día con cuatro dictámenes: no fue así.

Las bancadas hicieron su esfuerzo y buscaron que integrantes asistieran; pero unos no lograron resistir la tentación de continuar con el puente y terminaron por faltar.

Uno de los dictámenes enlistados buscaba avalar una reforma a la Ley Orgánica del Congreso de la Ciudad de México con la intención de obviar la publicación en Gaceta Oficial para las modificaciones que involucran tanto a la Ley como al Reglamento del Congreso.

Una modificación a esta reglamentación requiere de mayoría calificada, es decir: 44 presentes.

Antes de subir el dictamen, Jorge Gaviño solicitó ratificación de quórum: no se logró el resultado y el legislador neomorenista retiró la propuesta y la reservó para la próxima sesión ordinaria.

A ratos el Pleno quedaba vacío y se solicitaba ratificación de quórum. Al escuchar la alerta del pase de asistencia, los faltantes corrían a pasar lista y luego se retiraban.

Te puede interesar: Blindan urnas digitales contra errores aritméticos