Caen 3 por fabricar drones explosivos

161
Caen 3 por fabricar drones explosivos
  • Los cárteles del narcotráfico han diversificado sus medios de ataque a las autoridades, para lo cual recurren a drones cargados con explosivos.
BENITO JIMÉNEZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.-Tres integrantes de una organización dedicada a la fabricación de drones cargados con explosivos que eran vendidos a cárteles del narcotráfico fueron detenidos en la Ciudad de México y trasladados a un penal federal de Guanajuato, informó ayer la Fiscalía General de la República (FGR).

Agentes ministeriales aprehendieron a José Luis Hernández López, alias “Bad Boy” o “Abatar”, señalado por las autoridades por participar en un grupo delictivo considerado pionero en la fabricación de artefactos explosivos con drones que eran entregados a los Cárteles de Santa Rosa de Lima (CSRL) y Jalisco Nueva Generación (CJNG).

El presunto delincuente fue capturado en las inmediaciones del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM). Junto con el “Bad Boy” fueron arrestados otros dos hombres, identificados como Abraham “M” y Luis “H”, quienes también contaban con orden de aprehensión por el mismo delito.

La FGR informó que el 28 de agosto del 2020 inició una investigación derivada de una denuncia anónima, en la que se señaló a una persona dedicada a vender armas en Ecatepec, Estado de México.

El 23 de septiembre de 2021, la FGR obtuvo por parte de un juez en Guanajuato una orden de aprehensión en contra del sujeto.

De acuerdo con las investigaciones el año pasado, el Cártel de Santa Rosa de Lima pretendía atacar instalaciones de la Fiscalía de Guanajuato con drones equipados con C-4, un explosivo plástico de alto poder, cuya comercialización es restringida y sólo se fabrica en Estados Unidos.

Áreas de inteligencia federal iniciaron una investigación que los llevó a identificar a un grupo de al menos siete personas que se dedicaba a equipar y vender drones con bombas al CSRL y el CJNG.

Autoridades consultadas explicaron que, el 22 abril del 2020, la FGR recibió una denuncia anónima que identificó a algunos de los los integrantes de este grupo delictivo, asentado principalmente en el centro del país.

El anónimo señaló que el grupo era encabezado por un hombre que operaba en la Ciudad de México y el Estado de México, donde compraba armas y explosivos que robaban militares en la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

El líder también hacía viajes frecuentes a Jalisco, por vía terrestre, para vender y entregar armas y drones con explosivos al CJNG.

La Fiscalía Especializada en Materia de Delincuencia Organizada (FEMDO, antes SEIDO) pidió corroborar la identidad de algunos de sus integrantes y la existencia de tres domicilios en Puebla.

Áreas de inteligencia alertaron a la FGR que ese grupo entregaría dos drones equipados con C-4 al CSRL en la autopista México-Puebla, y los dispositivos serían empleados para atacar la Fiscalía de Guanajuato.

La Guardia Nacional interceptó, cerca de una caseta de la carretera, un vehículo en el que viajaba un solo individuo y le practicaron una revisión que parecía de rutina, para no alertarlo, aunque sin encontrar algún elemento prohibido.

Funcionarios federales dijeron que este posible cambio planes entre los delincuentes precipitó que, el 24 de abril del 2020, la FEMDO solicitara una orden de cateo para ingresar a tres domicilios en San Andrés Cholula, Puebla.

Al día siguiente, un juez de control autorizó los allanamientos y el mismo día la Fiscalía y el Ejército ingresaron a los inmuebles, donde encontraron tres drones y dos controladores con que, se presume, eran los que iban a vender al Cártel de Santa Rosa de Lima.

Tras la captura de José Antonio Yépez, alias “El Marro” y líder de la organización guanajuatense, los explosivos tuvieron cabida en el CJNG.

Te puede interesar: Aparecen vivos marinos plagiados en Zapopan