El Chepe: ¡Felices 60 Años!

323
chepe
  • Escoltado por los escenarios que presume la Sierra Tarahumara, el Ferrocarril mejor conocido como el Chepe está celebrando 60 años de andar sobre las vías férreas.
PATRICIA MIRANDA ARIZMENDI / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Escoltado por los escenarios que presume la Sierra Tarahumara, el Ferrocarril Chihuahua-Pacífico -mejor conocido como el Chepe- está celebrando 60 años de andar sobre las vías férreas.

¿Cuántas historias caben en los 653 kilómetros que recorre este tren entre la Ciudad de Chihuahua, en el estado homónino y Los Mochis, en Sinaloa?

Ya pasaron seis décadas desde aquel noviembre de 1961, cuando los vagones del Chepe comenzaron a recorrer este trayecto, considerado como uno de los más grandes logros de la ingeniería mexicana.

Cañadas, bosques, las majestuosas Barrancas del Cobre y varios poblados se cuelan por las ventanas de este icónico ferrocarril que, en su ruta regional y cumpleañera, cruza por 86 impresionantes túneles y 37 espectaculares puentes.

Realizar un viaje a bordo de este tren de pasajeros, constantemente aparece en las listas de deseos que tanto viajeros nacionales como internacionales quieren realizar al menos una vez en su vida. Está la posibilidad de hacerlo en el Chepe Regional o en el Chepe Express.

El trotamundos que decida recorrer la ruta original y más larga puede abordar el convoy en Los Mochis o en la Ciudad de Chihuahua. Entre los primeros poblados por los que se pasa, al hacerlo desde esta última, están Cuauhtémoc, La Junta y San Juanito. En esta zona destacan granjas en las que se cultivan manzanas o producen lácteos, varias de ellas propiedad de menonitas.

A diferencia del Chepe Regional, la versión renovada y lujosa del Chepe Express recorre desde mayo de 2018 los aproximadamente 350 kms que hay entre Creel y Los Mochis.

En ambos recorridos es posible realizar paradas en destinos que, por sus atractivos, atraen al turismo. En el Pueblo Mágico de Creel se observa la riqueza cultural de la comunidad Tarahumara. Divisadero es un sitio ideal para dormir y, además de contar con miradores para ver las Barrancas del Cobre, tiene un amplio catálogo de ecoaventura.

Igualmente, tanto Bahuichivo-Cerocahui como Témoris recuerdan al viajero que lo importante de una travesía está en el camino. Ya en Sinaloa hay que descubrir la oferta cultural y gastronómica que presumen el Pueblo Mágico de El Fuerte y Los Mochis.

En ninguna de las opciones es posible pernoctar ni hay servicio de WiFi, pero en las dos se puede practicar el slow travel, es decir, viajar a ritmo lento -como antaño- desconectándose de las redes sociales y conectándose con la naturaleza.

El invierno está cerca. Conviene guardar ropa abrigadora en las maletas; pero, sobre todo, hay que empacar un neceser con ánimo de viajar al interior, de hacer silencio, de entregarse al dolce far niente y de dejarse llevar por esa magia que sólo regalan las travesías que se realizan sobre durmientes.

Toma nota

Para consultar horarios, costos, categorías de los servicios y las veces que es posible descender de cada tren, para conocer los diversos destinos, conviene visitar la página oficial Chepe.mx, debido a que hay varias opciones. Hay que evitar a toda costa las páginas apócrifas.

Te puede interesar: Conectan Los Claxons con fans