Tratan repartidores de impedir reforma a Ley de Movilidad

1387
tratan-repartidores-de-impedir-reforma-a-ley-de-movilidad
  • Repartidores quieren impedir reforma a Ley de Movilidad. Reclaman que quieran imponerles contenedores para trasladar alimentos.
IGNACIO CALVA

CANCÚN, Q. ROO.- La organización “Ni un repartidor menos”, que agrupa a repartidores en 26 estados de la República y tiene presencia en 14 países, rechazó la iniciativa para reformar el artículo 85 de la Ley de Movilidad de Quintana Roo, con la cual se busca imponer una serie de restricciones, permisos y un nuevo impuesto a los trabajadores de aplicaciones como Uber, Didi y Rappi, en el formato de repartos.

Saúl Gómez, fundador de este colectivo, habló en entrevista con Luces del Siglo sobre los problemas que generaría esta reforma a los repartidores, particularmente los requisitos de un permiso emitido por el Instituto de Movilidad del Estado (Imoveqroo), formar parte de un sindicato o cooperativa y el uso de mochilas aprobadas por el mismo Instituto.

Uno de los principales problemas que apunta es la falta de convocatoria, tanto por el Imoveqroo como por el Congreso del Estado, para que repartidores y plataformas participan en la creación y discusión de las reformas a la ley, lo que ha provocado que se llegue a esta iniciativa que no sólo va en detrimento del desempeño de sus actividades, sino que además no atiende a los problemas que los repartidores enfrentan diariamente.

“¿Por qué afecta tanto esta reforma? Para empezar, los promotores de esta propuesta no están viendo que, por ejemplo, los repartidores no ganamos tanto como los que son conductores, pues nuestro ingreso es alrededor de mil 200 a mil 500 pesos semanales, la mitad de lo que en promedio ganan los conductores y mucho menos que lo que ganan los taxistas.

“Además, nosotros ya contamos con mochilas térmicas adecuadas para transportar el alimento o los artículos del pedido y entregarlas en las mejores condiciones en los domicilios, que el Imoveqroo ahora quiere que las tiremos y usemos cajas especiales que ellos aprobaron y estarían proporcionando”.

También, dijo, “solicitar un permiso para laborar es altamente violatorio a la Ley del Trabajo, pues en ninguna parte del mundo se le pide permiso al gobierno o te fuerzan a unirte a un sindicato para trabajar.

En particular, Saúl indica que lo más preocupante es la necesidad de solicitar un permiso, conformar un sindicato y el cambio de cajas, pues en estas tres cuestiones no existe información específica sobre lo que conllevarían estos requisitos, como el costo del permiso o de las cajas, así como quien recibiría las cuotas del sindicato.

“No queremos pensar mal, pero parecería que ya existe un negocio con alguna persona que se dedique a hacer este tipo de cajas, para que nos las venda a nosotros, una acción que no viene a beneficiarnos a nosotros o a los usuarios, pues nosotros ya contamos con el equipo necesario”, recalcó.

Recordó que las mismas aplicaciones ofrecen estas cajas, cuyo diseño se usa EN todos los países donde tienen presencia y está adecuado para todo tipo de pedidos, las cuales el repartidor puede adquirir a bajo costo, en pagos diferenciados y en algunas aplicaciones puede recibirlas de forma totalmente gratuita al cumplir un cierto número de viajes o pedidos.

Saúl acusa que no sólo es la falta de diálogo con los repartidores, las plataformas o incluso con los conductores, en el caso de quienes dan servicio de transporte, sino que no hay siquiera una propuesta que analice a profundidad como es el trabajo en plataforma, cuanto se gana o que problemáticas se enfrentan.

Recordó que los repartidores enfrentan toda una serie de problemas que no se están tomando en consideración por las autoridades, como es la inseguridad, con muchos repartidores que son víctimas de robos o asaltos, e incluso lleva a algunos de sus compañeros a negar el servicio si es dentro de zonas consideradas como peligrosas.

De igual forma, lidian con baches por donde circulan, basura, falta de atención por servicios de emergencia, abusos por parte de taxistas que los relacionan con los conductores de transporte, acoso que sufren las repartidoras por usuarios e incluso discriminación por plazas comerciales o restaurantes.

“En los restaurantes, por ejemplo, tú vas y entras por el pedido y te dicen que no puedes entrar, que te entregan el pedido afuera. En plazas comerciales no te dejan entrar por la puerta principal, te hacen esperar los pedidos en las áreas de carga y descarga de mercancía, y ambos bajo el argumento de que das mala imagen”, explicó.

Por todo esto están buscando diálogos con autoridades del Imoveqroo y con la gobernadora Mara Lezama Espinosa, donde se pueda trabajar en una nueva propuesta que contenga los tres puntos de vista: gobierno, repartidores y aplicaciones.

Además, Saúl recordó que esta es una experiencia similar a la que vivieron en Ciudad de México hacer dos años, cuando se trató de imponer una reforma similar, la cual lograron detener, por lo que no descartó que de ser necesario se recurran a amparos contra esta reforma.

Sin embargo, destacó que lo que esperan es que acepten el diálogo, y junto con esfera académica construyan una nueva propuesta que dé solución a los problemas que enfrentan.

‘NI UN REPARTIDOR MENOS’ EN QUINTANA ROO

Esto, indica Saúl, ha forzado a los repartidos a unirse, como lo hacen a través de su organización, creando grupos de WhatsApp donde mantienen contacto para reportar afectaciones vehiculares, situaciones de peligro o monitorear a sus compañeros en viaje.

También se encuentran desarrollando un mapa de riesgos en Quintana Roo, así como acercamiento con Protección Civil y la Secretaría de Seguridad Pública a fin de dar a los repartidores las herramientas sobre qué se debe de hacer en una situación de riesgo.

Dentro de la entidad, cuentan con varios grupos de WhatsApp que incluyen a alrededor de 400 repartidores, aunque la organización contempla que existe un universo de cerca de 4 mil trabajadores, principalmente dentro de Cancún y Playa del Carmen, así como varios repartidores que habitan en las islas del estado, pero laboran dentro de las zonas continentales.

Recordó que en 2021 elaboraron un decálogo junto con las aplicaciones para la regularización del trabajo en plataformas, como parte de sus esfuerzos para mejorar los derechos laborales de quienes optan por esta modalidad de empleo. Asimismo, llevan a cabo esfuerzos para la no violencia, discriminación y acoso a repartidores, así como en seguridad vial para todos.

“Nos basamos en una frase, las empresas necesitan a los trabajadores y los trabajadores a las empresas, por eso tenemos que hacer sinergia para que juntos podamos construir mejores condiciones en donde todos ganen, es lo que tratamos de construir y estamos seguros de que vamos dando pasos hacia adelante”, finalizó.

Te puede interesar: Define Coparmex su Plan de Turismo Nacional