Un giro necesario: hacia los filtros de cigarrillos biodegradables

102
  • La propuesta legislativa busca cambiar la composición de los filtros a materiales biodegradables.
STAFF / LUCES DEL SIGLO

CIUDAD DE MÉXICO.- En un mundo donde la responsabilidad ambiental ya no es opcional, una iniciativa liderada por legisladores del PAN propone un cambio revolucionario: transformar los filtros de cigarrillos de ser duraderos contaminantes a ser biodegradables.

Diana Estefanía Gutiérrez Valtierra, junto a sus colegas, propone modificar la Ley General para el Control del Tabaco para combatir uno de los contaminantes más omnipresentes y dañinos: las colillas de cigarrillos.

Las cifras son alarmantes: 5 billones de cigarrillos son desechados anualmente, convirtiéndose en el principal residuo en nuestras costas y ciudades, liberando arsénico, nicotina, y metales pesados que devastan nuestros ecosistemas.

Por un lado, la propuesta legislativa busca cambiar la composición de los filtros a materiales biodegradables y por otro, educar a los consumidores sobre el impacto ambiental de sus hábitos de fumar.

El desafío es inmenso. En México, el 24.6% de la población consume tabaco, una cifra que aumentó durante el confinamiento por la pandemia de Covid-19.

Cada colilla desechada implica un ciclo de contaminación que dura de uno a diez años, afectando la calidad del agua, el suelo, y la salud de innumerables especies, incluyendo la humana.

La iniciativa, que ahora se debate en las comisiones unidas de Economía, Comercio y Competitividad, y de Salud, representa un paso crítico hacia la sostenibilidad.

Si se aprueba, exigirá a los fabricantes no sólo adoptar filtros biodegradables, sino también transparentar el tiempo de descomposición de estos materiales.

Datos duros

Iniciativa legislativa: Diana Estefanía Gutiérrez Valtierra y legisladores del grupo parlamentario del PAN presentaron una iniciativa para modificar el artículo 6o. de la Ley General para el Control del Tabaco, para que el filtro del cigarro sea “biodegradable”.

Importancia de la biodegradabilidad: La iniciativa también destaca la importancia de que los fabricantes indiquen el material del filtro biodegradable y el tiempo aproximado de su descomposición.

Problema de las colillas en el ambiente: Se menciona que las colillas de cigarros son el principal residuo encontrado durante las limpiezas en las costas, liberando metales y tóxicos al ambiente.

Estudio de la Universidad Católica del Maule (UCM) de Chile: Este estudio estima que alrededor de 5 billones de cigarrillos son desechados al año, convirtiéndolos en la basura humana más común en el mundo.

Toxicidad de las colillas: Las colillas liberan compuestos tóxicos como arsénico, nicotina, hidrocarburos aromáticos policíclicos, alquitrán y metales pesados, afectando a diversas especies.

Consumo de tabaco en México: Según la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco 2016-2017, el 24.6% de la población mexicana consume tabaco, con un aumento a 33.2% durante el confinamiento por la pandemia de Covid-19, según el Observatorio Mexicano de Salud Mental y Sustancias Psicoactivas de 2021.

Degradación de los filtros: El filtro de los cigarrillos, hecho de acetato de celulosa, tiene un tiempo de degradación que oscila entre uno y 10 años, y puede retener metales pesados debido a la aplicación de insecticidas, herbicidas y pesticidas en las plantaciones de tabaco.

Te puede interesar: Piden a la Suprema Corte resolver pruebas contra Lozoya