Muestra ‘Star Trek: Discovery’ un mundo sin racismo

118
  • El nombre de la serie hace referencia a la posibilidad de descubrir nuevos mundos.
JACQUELINE PONCE / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- En un futuro en el que la homofobia y el racismo no existen, la tripulación de Star Trek: Discovery, serie de ciencia ficción que inició en 2017, se embarcó en su última misión para adentrarse en las profundidades del cosmos lleno de estrellas, que fueron testigo de las leyendas de civilizaciones antiguas y aún quedan algunos enigmas pendientes por resolver.

La historia sigue de cerca a la tripulación del U.S.S. Discovery, de la Capitana Michael Burnham (Sonequa Martin-Green), que busca un tesoro antiguo que ha permanecido oculto durante siglos y contiene un poder misterioso, también deseado por enemigos peligrosos.

Reconocido por su valentía como médico de la tripulación, el Dr. Hugh Culber (Wilson Cruz) continuará su relación amorosa, con obstáculos como cualquier pareja, con el ingeniero jefe Paul Stamets (Anthony Rapp), oficial de la Flota Estelar del Siglo 23. Ambos actores en la vida real tienen 27 años de conocerse y en la ficción forman una pareja gay.

“Es como si hubieran tenido hambre de ese tipo de representación en este universo y llevar este estandarte de diversidad. Durante la mayor parte de nuestras carreras fuimos invisibles. Creemos que eso sí marca la diferencia.

“Estuvimos dispuestos a hacerlo, incluso si eso significaba poner barreras a nuestras carreras y progresar de ciertas maneras, pero fue una oportunidad culminante conseguir interpretar a estos personajes que marcaron la diferencia”, dijo Rapp, en entrevista.

Creada por Bryan Fuller y Alex Kurtzman, Star Trek: Discovery es la séptima serie ambientada en el universo de Star Trek (1966-1969) y la trama se desarrolla de manera temporal una década antes de los acontecimientos sucedidos en la serie original a bordo de la nave U.S.S. Discovery, que también explora recuerdos del Siglo 22.

En Discovery, cuyo capítulo final se emitirá el 30 de mayo en Paramount+, hay diversidad en personajes como Jett Reno (Tig Notaro), una ingeniera lesbiana cuya esposa murió en la Guerra entre la Federación y Klingon y Adira Tal (Blu del Barrio), personaje no binario que se identifica como elle, por lo que la franquicia de casi 60 años muestra una forma de cambiar cómo se percibe a la comunidad LGBTQI+.

“Por ahora solo seremos nosotros dos, pero ver surgir todos estos increíbles personajes creados y ver que se han convertido en uno de los elencos LGBTQI+ más grandes de la televisión es aún más satisfactorio”, sentenció Cruz.

El nombre de la serie hace referencia a la posibilidad de descubrir nuevos mundos y a la oportunidad de conocerse a sí mismos, es una carta de amor a las familias elegidas.

“Star Trek siempre trata sobre la esperanza y es el tema general del universo. Filmamos estas cinco temporadas durante siete años que han sido muy difíciles política y culturalmente en los estados (de la Unión Americana).

“Ser parte de este programa me ha ayudado a mantener la esperanza de que todavía tenemos la capacidad, si así lo decidimos, de cambiar la forma en que vamos, la dirección en la que va nuestro país, las decisiones que tomamos como pueblo, que podemos permitirnos cometer un error y luego tomar una mejor decisión en el futuro”, reflexionó Cruz.

Desde que se emitió la serie original se mostraban a la vanguardia, ya que transmitieron en televisión el primer beso entre personajes de piel blanca y oscura con el Capitán James Kirk (William Shatner) y Nyota Uhura (Nichelle Nichols).

Agridulce adiós

Rapp compartió que al filmar esta última parte de la serie como elenco no tenían la certeza si habría más entregas, pero decidió disfrutar cada rodaje.

“Cuando estábamos filmando la mayor parte de esta temporada no sabíamos con certeza si iba a ser la última temporada, pero tuvimos la suerte de querer que fuera la última temporada en la que volvimos e hicimos una pequeña oda, una pequeña pieza final para completarla. Saber que era el último día fue muy significativo y agridulce”, agregó Rapp.

Cruz había aceptado un trabajo en Tailandia y no pudo estar presente físicamente durante ese día de grabaciones.

“Es un poco desgarrador decir que no pude ser parte del rodaje de esa coda porque ya había aceptado un trabajo que me llevó a Tailandia, pero fueron muy generosos y amables conmigo porque hicieron FaceTime conmigo. Esta pequeña misión perfecta de cinco años la guardaré cerca de mi corazón”, puntualizó Cruz.

Te puede interesar: Investiga DEA cómo Matthew Perry obtuvo droga que lo mató