Retrasan incidencias obra de Tren: Fonatur

332
Retrasan incidencias obra de Tren: Fonatur
  • El funcionario sostuvo que el Tren Maya no ha afectado la zona de selva y explicó que la región por donde pasará el Tren fue una zona abandonada por anteriores administraciones.
DALILA ESCOBAR

CIUDAD DE MÉXICO.- Tras un año y cinco meses del inicio de obras para el Tren Maya, el Fondo Nacional del Fomento al Turismo (Fonatur) hará un primer recorrido público en el primer tramo que, de acuerdo al director general, Rogelio Jiménez Pons, está en un 40 por ciento de avance, “aunque no se vaya a notar”. 

El 25 de noviembre, el primer lugar de visita será la fábrica de durmientes en El Triunfo, Tabasco, que se terminó de construir en septiembre y donde esperan tener listos todos los durmientes en cerca de 10 meses. En ese punto la explicación estará a cargo de un representante del consorcio Lamat, constructores del tramo 1. 

Enseguida el traslado será a un sitio de salvamento arqueológico; y finalmente al puente Boca del Cerro. 

En ese último punto será un ejemplo de las dificultades “que no se habían resuelto hasta hace poco tiempo, que es desde casi Tenosique, donde hay muchos puentes especiales, hay uno de Boca del cerro y los hay porque se aprecian muchos ríos muy importantes en esa zona. El Candelaria es el último río que cruzamos, después siguen arroyitos, pero los ríos de la zona de Tabasco y Chiapas son muy importantes y pasa el tren con peso y con estructuras grandes”, expuso Jiménez Pons. 

En ese punto habrá una explicación de Carlos Barceló, enlace territorial del tramo 1. 

En el segundo día del recorrido el primer punto será el Centro de Atención al Turista y Visitante (CATVI) y la zona arqueológica de Palenque, el principal atractivo de la estación del Tren Maya en este tramo. 

Posteriormente en las oficinas del Tren Maya las autoridades ofrecerán una explicación de prototipos de vivienda del desarrollo urbano que planean para la región. 

Finalmente, Fonatur tendrá una presentación de avances de la estrategia ambiental, a cargo del director Rogelio Jiménez Pons, director general de Fonatur; Mónica Ortiz, directora del área científica; Luis Miguel del Villar, coordinador de la estrategia medioambiental; y Carlos Manterola, jaguarólogo.

Jiménez Pons explicó que es necesaria la participación de expertos en fauna, dado que habrá algunos elementos que podrían poner en riesgo a los animales de la región si no se atiende de manera adecuada la interacción con el Tren Maya.

“La mayor parte del tren va confinado, pero aparte tiene un sistema de advertencia para animales y lo que nos preocupa más es que podamos atropellar a un animal porque a esa velocidad es muy fuerte”, dijo.

El funcionario dijo que “el problema no son tanto los jaguares, sino el ganado. Debemos tener muchos sistemas de advertencia, que son unos postes que se ponen adelante del tren y mandan señales a unos 60 o 75 segundos antes, para alertar con el sonido y espantar a los animales, esa señal ayudará”.

Dijo que en este tramo habrá diferentes pasos de fauna y drenajes que originalmente miden 60 centímetros para que pase el agua suficiente; ahora planean hacerlos de 2.50 metros “para que pasen los animales y el agua, con eso aprovechamos la excavación de estructura, pero se trata de cientos de pasos de fauna”.

El arquitecto también expuso que el gobierno deberá pagar por servicios ambientales, que será para los corredores por donde transitan animales, “necesitamos también garantizar que se les pague a los propietarios porque no van a poder cambiar ese uso de suelo y está destinado a que pasen los animales por ahí y tendremos que pagar por servicios ambientales, por ese paso”. 

El funcionario sostuvo que el Tren Maya no ha afectado la zona de selva y explicó que la región por donde pasará el Tren fue una zona abandonada por anteriores administraciones, desde Ernesto Zedillo “y en ese período crecieron muchos arbolitos, pero no significa que haya crecido selva, eso ya no es selva, son zonas afectadas, por eso no se justifica a quienes critican que con estas obras se está acabando con la selva”. 

Jiménez Pons recordó los asuntos burocráticos y administrativos que son los que se han llevado el tiempo de esta primera parte del proyecto.

“La obra sí tiene muchos componentes de gestión importantísimos que apenas se están resolviendo y ya se está logrando el pago de derecho de vía que tenía 80 años que no se pagaba. También está el tema de las carreteras, por ejemplo, en Carrillo Puerto, Quintana Roo, hay un gran tramo carretero donde había hasta una queja puesta por los ejidatarios en la Suprema Corte y habían ganado y con una resolución de más de 12 años, no se les había pagado nada”, expuso. 

Jiménez Pons detalló que esos trámites repercutieron en los tiempos de la obra, principalmente porque no se tenían contemplados al momento de planear la construcción. 

“Esas cosas repercutieron con nosotros porque yo les decía que no tiene nada que ver el derecho de vía con lo de la carretera que les estamos pidiendo. Y respondían que como gobierno se debía pagar; el presidente concluyó que en efecto se tenía que pagar”, comentó.

Adelantó que a partir de diciembre de este año concluirán la mayor parte de las gestiones burocráticas, como todos los aspectos ambientales, de registro, “nosotros les llamamos incidencias, todo lo que incide sobre la vía y de la gente que está viviendo ahí, todo ese conjunto de cosas ya se resuelve y entonces sí empezaría lo más fuerte que es la obra, a partir de diciembre-enero”. 

Consideró que los avances más visibles sobre la obra se notarán después de concluir los trámites que detienen el montado de los materiales y proyectan que en un año se observen mayores cambios en la construcción, por lo que, para un comparativo, en ese periodo volverán a encabezar un recorrido.  “Eso será la parte fundamental y es importante que se vea un año después, porque todo el 2023 todavía lo tendríamos para terminar el Tren y al finalizar 2022 se notará un avance importante porque éste (2021) fue de avance cualitativo en gestiones, en cuestiones técnicas y decisiones o porque había problemas del subsuelo o arqueológicos, que han significado muchísimo y que en términos aparentes no son vías, pero son hechos que influyen en el 100 por ciento en la obra”, agregó.

Te puede interesar: Ocupa QR sexto lugar en bienes asegurados